Luis Felipe López, el ejemplo de un inmigrante en Nueva York

El exjugador de la NBA será la figura principal en el documental “The Dominican Dream”

Caribbean Digital

El documental “The Dominican Dream” (El sueño dominicano) será una oportunidad para ver al exjugador de la NBA como protagonista de una película, que lo coloca en otra dimensión.

El filme es un retrato de los inmigrantes dominicanos de Nueva York en las décadas de los 80 y 90 y es realizado por el galardonado director, Jonathan Hock.

“Para mí es una bendición poder ser escogido como una persona de raíces dominicanas”, dijo López. “La historia de Felipe López y su familia es una historia humana de inmigrantes a Nueva York, que trajo talento, sueños y humanidad”, apunta Hock, desde Estados Unidos.

Ambos fueron entrevistados por Diario Libre, a través de la plataforma de Zoom.

El documental será exhibido el próximo 29 de enero en el Dominican Film Festival, que organiza Funglode.

López viajó a los Estados Unidos junto con su familia a los 13 años.

“Creo que las personas podrán ver en este documental es un dominicano común, que ha logrado muchas metas en su vida, pero que no se ha olvidado de lo que son las raíces puras de donde yo salí, de donde yo soy y con quien yo me identifico”, dijo López, quien se encuentra en Santiago.

Para Hock no es nada nuevo el tema de los inmigrantes. En López reconoce su propia historia, ya que sus padres vinieron de Europa del Este, lo que le deja una “fuerte conexión” con la historia del dominicano, en especial la familia del director residía justo alrededor de la esquina a donde se mudó la familia del exNBA y hoy presidente del Club Gregorio Urbano Gilbert. Los abuelos de Hock se mudaron allí 80 años antes que la familia de Luis Felipe.

Al menos el 70 por ciento del documental se filmó en República Dominicana. El resto en Estados Unidos.

Al finalizar el documental, Hock relata su impresión así: “Durante los últimos días de filmar en Santiago con Felipe, fueron los días antes de la Navidad y acompañar a Felipe cuando él estaba repartiendo la comida a la gente y él organizó la gran cena por las familias en la cancha de baloncesto del GUG el tamaño del corazón suyo, fue la cosa más impresionante para mí de toda la experiencia de realizar esta película”.

Dedicación a su paísPara López, el documental ha sido “una dedicación a mi pueblo, a mi país República Dominicana, mediante mi representación como deportista”, señala, “pero también ahora como un filántropo sirviendo a nuestra comunidad para el mejoramiento de un ámbito social, deportivo y cultural que es el que yo abarco como graduado de la Universidad de St. John’s y como embajador de la NBA”.

Deja un comentario...