28.7 C
Santo Domingo
viernes, diciembre 6, 2019
  • Opiniones

Algunas reflexiones sobre el dinero

Populares

Por: Ramón Antonio Veras

Introducción

  1.- Fue necesario que transcurrieran varios siglos de la historia de la humanidad, para que la mercancía dinero llegara a desempeñar un papel preponderante en el desarrollo de las fuerzas productivas; de ahí que los conceptos clases sociales, dinero y Estado están íntimamente ligados y casi seguro a correr igual destino: la  desaparición.

2.- El dinero, en el mundo de hoy es, además de equivalente a medio de cambio, medida de valor, patrón de precios, medio de pago universal, reserva de valor y  forma de constituir un tesoro.

3.- El objetivo de este escrito no es caracterizar las distintas funciones que desempeña el dinero, sino la valoración que ha llegado a alcanzar, una apreciación sin límites. De una estimación tan elevada que muchos seres humanos lo colocan por encima de su conciencia.

 I.- Errada apreciación con respecto al dinero

4.- En el mundo de hoy, dependiendo de la formación de la persona, el dinero es signo de adoración; manejado con sentido de admiración. Un insensato poseedor de él se cree con mandato divino; algo así como que le merece adoración ilimitada.

5.- El dinero, utilizado sin una visión clara de lo que es en sí, lleva a los débiles de espíritu a formarse la absurda idea de que están investidos con el mandato celestial para amar y odiar, honrar y deshonrar, exaltar y propagar, santiguar y profanar.

6.- El dinero, en las sociedades sostenidas bajo sistemas sociales como el que hoy predomina en nuestro país, dependiendo de la ubicación social y criterio ideológico de la persona y la ambición por él, conduce a la degradación vulgar, el descrédito absoluto, al arrastre pervertidor, a ser un canalla sin posibilidad de regeneración.

II.- El dinero y la influencia en las personas

7.- Por su preeminencia en un determinado medio social, el dinero condiciona a amplios sectores, clases y capas sociales que, dominadas por un patrimonio económico fuerte, llegan a creerse que están por encima del bien y del mal, a envanecerse de tal forma que se convierten en enanos engreídos, se envalentonan hasta el extremo de la fanfarronería. Su mundo circundante lo imaginan alrededor de su cuenta bancaría.

8.-  El dinero se convierte en algo tan penetrante en la persona ambiciosa que la transforma en un ser humano en descrecimiento, de juicios vanos; de actitud humilde la cambia a fatuo, de trato sencillo y llano la convierte en arrogante, presumida y altanera.

9.- Aquel que hace de su vida tener dinero, procura obtenerlo como coraza, con la falsa creencia de que lo protegerá siempre; que será su instrumento de defensa; que su existencia estará acompañada de un blindaje ante cualquier ataque físico, moral o legal.

10.- La más fina manifestación de la especie humana, el amor a los demás es, en algunas ocasiones, procurado mediante el dinero, convirtiendo la ternura en algo comercial; se comercializa el querer y la estima; y hasta la predicción o rechazo de un ente social hacia otro.

11.- La condición de clase social, la confusión ideológica o la ignorancia, permite que la acumulación de dinero, en determinado grupo social, vulnere los derechos de la mayoría de la sociedad; perjudica a los que son los más y no están en el disfrute del poder político del Estado.

12.- Muchas veces conflictos entre amigos, Estados y gobiernos, tienen su origen en el dinero, y las dificultades se generan en forma áspera; el dinero coloca en un trance cuando está de por medio; la disconformidad impide cualquier aprobación decorosa cuando hay billetes de bancos en juego; algunos se pavonean al hacer alarde de su riqueza la cual los hace achicarse mental y físicamente.

13.- La penetración del dinero en el cerebro de muchos seres humanos es tan profunda que transforma a los íntegros, probos y muy honrados, en afrentas e indecentes. Las mujeres y  los hombres de bien que cambian de conducta por dinero, demuestran la fragilidad, la inconsistencia de los principios éticos y morales que decían sustentar como norma de vida; ceden ante la podredumbre y la siempre tentadora corrupción.

III.- Dinero y su  forma de obtener

14.- El dinero mal adquirido, como aliado impúdico de la corrupción, guía a su poseedor a la vileza, ignominia y depravación infame; lo convierte en huérfano de virtudes, y horriblemente dañoso social.

15.- El dinero lícito, fruto del trabajo, utilizado para satisfacer necesidades materiales y espirituales de quien lo produce, no tiene nada de pecaminoso; pero no obstante su legitimidad, si es destinado para pervertir a los demás, entonces desnaturaliza su origen convirtiéndose en un dinero malsano, socialmente nocivo.

16.- El afán por disponer de dinero fácil ha degradado la política dominicana al convertirla en un medio de enriquecimiento ilícito; el politiquero es visto como un degenerado que contribuye a depravar el medio social. En nuestro país se impone eliminar el clientelismo político, para que el dinero no siga reduciendo la honra al nivel alto o bajo dependiendo del patrimonio económico. El robo del dinero del erario envilece y hace imposible asear la vida pública. 

IV.- Un ser humano con virtudes

 17.- La organización económica, política, educacional, policial, militar y familiar está hoy afectada por una crisis de fondo que llega a todas las familias, sin importar origen social y económico. La conducta de la dominicana y el dominicano de hoy es la expresión de la sociedad dominicana enferma, la cual está pagando el costo social de una crisis de fondo, no coyuntural.

18.- En el comportamiento de una persona se destaca la influencia de los padres, la escuela y los profesores; las instituciones del Estado, en fin, un conglomerado social que, aunque se define en forma aislada, representa una parte de un todo de lo que será la forma de proceder de un hombre o una mujer en sociedad.

19.- Pura y simplemente, la sociedad dominicana está enferma; y su cura no está en medidas artificiales; hay que ir a la esencia del problema; el cambio no puede ser de fachada. La transformación ha de ser profunda, porque solamente así puede surgir un ser humano nuevo, con una conducta nueva, con una ética diferente a la actual; con el comportamiento de ciudadanas y ciudadanos que crean en las virtudes que adornan a los seres humanos por su actitud en el seno de la sociedad.

20.- Si nos apartamos de las instituciones que integran el Estado dominicano, y lanzamos una mirada hacia la actividad comercial, al mundo de los negocios, al sector empresarial, también ahí observamos crisis. No se puede decir, en honor a la verdad, que el comerciante, el industrial y el banquero de hoy es el mismo de ayer; la crisis ha arropado a toda la sociedad. No hay nada por excluir: ni a las instituciones del Estado, ni al sector privado, ni a los vinculados con el comercio, ni a los que están relacionados con las profesiones liberales.

21.- Dentro del orden social vigente se pueden crear mecanismos, instrumentos, espacios de lucha democrática, que hagan comprender a la generación actual que ella tiene el compromiso de hacer cambiar de rumbo al país; que esto no puede seguir como hasta ahora; que a ella le corresponde dar los pasos para, sobre la base de esta sociedad en decadencia, ya enferma; tomar medidas en firme que sirvan como punto de referencia hacia nuevos horizontes de honradez, decencia, honestidad, desprendimiento, solidaridad y sentido de compromiso cívico.

22.- La situación concreta de nuestro país, la base económica y social alrededor de la cual se levanta la estructura legal, y la ambición de dinero,  asfixia a amplios grupos sociales. Pero aquellos que proceden de un hogar de sólidas costumbres vencen todas las adversidades, entierran las malas tentaciones, y por encima de sus necesidades más perentorias ponen los principios de la moral, la honestidad, la ética y la responsabilidad como hombres de bien.

23.- Debemos instruir a los niños para que se levanten como personas eminentes por su conducta intachable en el medio social donde viven; ganar nobleza con los estudios y el trabajo; llegar a ser insignes, no por tener dinero, sino por lo útil que han sido para la sociedad; por la trascendencia de que se hace acreedor el que asciende por méritos, no por dinero adquirido a costa de la deshonra, la degradación, la ignominia y el avasallamiento.

24.- En todos los niveles,  los centros educativos del país, hay que difundir la idea de que aspirar a tener dinero por cualquier vía mantiene a la sociedad dominicana contaminada por los vicios sociales más despreciables, entre los que se destacan la corrupción en sus diferentes modalidades, el timo vulgar, el pillaje descarado, y el latrocinio sin límites.

25.- Los educadores de aquí deben formar a nuestra  niñez para que desarrolle sus facultades intelectuales, sociales y morales en el correcto proceder; llevándole la idea de que el dinero obtenido sin el mayor esfuerzo contribuye a levantar a un ser humano hueco, sin valores personales.

26.- De nuestras escuelas han de salir seres humanos con la convicción de que envilece el dinero que no es generado con el trabajo; que la conciencia de ser íntegro, probo y virtuoso, se consigue con el esfuerzo, no con el desaliento, y  la haraganería.

27.- De seguir formando la niñez con la idea de que el dinero está por encima de la decencia, vamos a continuar con una sociedad humana dominada por los vicios, corrompida, víctima de la crápula política, sacrificada por los depravados y perjudicada por los pervertidores.

28.- La realidad dominicana de hoy nos está diciendo que vamos por mal camino, porque las virtudes cívicas han sido olvidadas y su espacio ocupado por la ambición desmedida de tener dinero fácil; acumular dinero para exhibir riqueza; abundancia de bienes adquiridos en forma ilícita, bienestar alcanzado en base al robo al erario; lucir acomodo por la indigencia de la gran mayoría del pueblo.

29.- A la niñez dominicana hay que inculcarle que sólo el dinero fruto del trabajo digno ha de ser recibido; que la pestilencia, la hediondez que predomina hoy en el medio social dominicano es porque la mercancía dinero está en muchas manos tufaradas, podridas y contaminadas por negocios sucios.

30.- Hay que hacer saber a la juventud dominicana que no debe desesperarse por obtener dinero porque este no da talento, capacidad ni méritos. Algunas veces sólo sirve para satisfacer apetencias desmedidas.

31.- Los niños deben saber que en caso de llegar a ser profesionales, su actividad no es para hacer riquezas, sino para aportar un servicio a la sociedad donde se ejerce; ella da prestigio y permite una vida digna y decente. Aquel que se desespera y persigue obtener dinero sin importar los medios, termina mal, renegando de la ética y la decencia.

32.- Lo ideal es aspirar a llegar a contar con un país en el cual la persona sea respetada por los méritos alcanzados por su propio esfuerzo, y no por haber adquirido dinero mediante prácticas ilícitas. Nunca será bien visto en el medio social aquel que se eleva económicamente recurriendo a medios no permitidos legal ni moralmente. La ilegitimidad de un patrimonio económico hace a su poseedor un individuo falso,  que hace gala de lo adulterado.

33.- Solamente aquel que procede con desvergüenza hace caso omiso al qué dirán si se ha enriquecido sin posibilidad de justificar su enriquecimiento. La impudicia cuadra perfectamente en quienes se mueven en el ambiente donde viven sin importarles que les traten como entes sociales sin calidad para ser objeto de merecimiento alguno.

Deja un comentario...

- Publicidad -

Más Noticias

Carolina Mejía: “Acepto el reto de ser la primera mujer en dirigir nuestra ciudad”

Caribbean Digital El Partido Revolucionario Moderno (PRM) presentó en la tarde de este viernes a Carolina Mejía como su candidata...

Metros USA derrota a Centro USA y avanza a la final Libatam-USA

Por Santiago Dolciné BRONX, NY.- Tras jugar un dramático, exigido y decisivo tercer partido que se extendió a dos tiempos extras Metros USA derrotó 133-131...

Ministro de Educación encabeza inauguración de los IX Juegos Escolares Deportivos Monte Plata 2019

Servicios/Caribbean Digital MONTE PLATA. El ministro de Educación, Antonio Peña Mirabal, encabezó la vistosa y atractiva ceremonia de apertura de los IX Juegos Escolares Deportivos Nacionales...

Crea expectativas selección de hospital como finalista a Premio Iberoamericano a la Calidad

Servicios/Caribbean Digital SANTO DOMINGO.- Ha creado gran expectativas en la Administración Pública el hecho de que el Hospital Pediátrico Doctor Hugo Mendoza haya sido seleccionado finalista...

Presidente Medina entrega Premio Nacional de Periodismo 2019 a Emilia Pereyra

Servicios/Caribbean Digital Santo Domingo. -  El presidente Danilo Medina, entregó este viernes el Premio Nacional de Periodismo 2019 a la comunicadora Minerva Emilia Pereyra Pérez, en...

Más artículos como este