Una Ilusión Conceptual: El Cierre de una Frontera sin Cierre. 1/2

Por: Pedro L. Guerrero C.

Con el cierre de las fronteras con Haití, seguimos sin entender, en la República Dominicana, un principio fundamental de la Neurociencia: “SOBREVIVIR, ES MAS IMPORTANTE QUE LA VERDAD”.

El cierre de las fronteras con Haití ha exacerbado todo tipo de sentimiento y resentimiento en ambas naciones. En términos simples, en ambas naciones, un “nacionalismo, y “patriotismo” irracional, que debo reconocer, que, en ambas partes, ha provocado una aparente unificación del sentido de identidad y unidad nacional entre sus pueblos y autoridades.

Ahora bien, de ambas partes, o al menos del lado de República Dominicana, debiéramos entender algunas cosas básicas del instinto que despierta la sobrevivencia, para saber el porqué no existe, ni existirá cierre de las fronteras:

  1. Sin el desarrollo económico, político y social de Haití, por la vía que sea, nunca será posible, en una isla rodeada por el Mar Caribe, cerrar las fronteras. Hemos “cerrado” una frontera con la mano de obra haitiana, en su inmensa mayoría irregular, trabajando en el territorio dominicano. Eso es sobrevivir, de parte del pueblo haitiano y de parte de los que usan esa mano de obra, amparado en la falta del pago de un pasivo laboral que nunca hemos querido calcular.
  2. Haití está obligado a sobrevivir y Republica Dominicana también; con el “cierre” de las fronteras solo encareceremos y fomentaremos, en grado superlativo, el tráfico ilegal de toda mercancía incluyendo la mano de obra que se trasiega por las fronteras.
  3. Para los que tienen problema de daltonismo conceptual, que ven la realidad desde determinadas dimensiones, no es que el cierre de fronteras entre países no sea posible y en ocasiones, una medida racionalmente sensata, cuando se han agotado determinadas etapas y fases propias de la mediación de conflictos. El problema es que, en el caso del “cierre” de las fronteras con Haití, por la realidad que viven ambos países, ese “cierre”, mientras pervivan las condiciones actuales de ambas realidades, nunca será posible.

¿Es tan difícil entender esa realidad? Aunque sí entiendo que otras motivaciones e intereses de ambos países pudieran producir la ilusión conceptual del cierre de una Frontera sin cierre.