El papa Francisco pide a los políticos católicos abordar la migración con fraternidad

Caribbean Digital

Ciudad del Vaticano, (EFE).- El papa Francisco pidió hoy a los políticos católicos europeos que deben abordar los nuevos desafíos como la migración «bajo el gran principio rector: la fraternidad humana», en un mensaje enviado hoy desde el hospital donde se encuentra ingresado a la reunión en Roma del Partido Popular Europeo (PPE).

En su mensaje, Francisco brinda una serie de consejos a los parlamentarios europeos y en detalle a los políticos cristianos a quienes dijo que «deben distinguirse por la seriedad con la que aborda los temas, rechazando las soluciones oportunistas y manteniéndose siempre firme en los criterios de la dignidad de la persona y del bien común».

Recordando su último viaje a Hungría, el papa indicó que «una Europa que valore plenamente las diferentes culturas que la componen, su riqueza de tradiciones, de lenguas, de identidades, que son las de sus pueblos y su historia» pero que «al mismo tiempo es capaz, con sus instituciones y sus iniciativas políticas y culturales, de hacer que este riquísimo mosaico componga figuras coherentes».

«Hacen falta valores elevados y una visión política elevada. No pretendo con esto restar importancia de la gestión ordinaria, de la buena administración. Pero no basta, no basta para sostener una Europa que se enfrenta a los grandes retos desafíos globales del siglo XXI», señaló.

Y por ello subrayó que la apuesta original de los fundadores de la Europa unida » también puede ser la apuesta actual», es decir: «aspirar no sólo a una organización que proteja los intereses de las naciones europeas, sino a una unión en la que todos puedan vivir una vida «a escala humana, fraterna y justa».

Por ello, afirmó que «los políticos cristianos de hoy deben ser reconocidos por su capacidad de traducir el gran sueño de fraternidad en acciones concretas de buena política a todos los niveles: local, nacional e internacional. Por ejemplo: desafíos como el de las migraciones, o el del cuidado del planeta, sólo pueden ser abordados desde este gran principio rector: la fraternidad humana».

En otro consejo, Francisco pidió ocuparse de los jóvenes y pensar «en una Europa y un mundo a la altura de sus sueños».