Perú: Policía experto lidera búsqueda de círculo de Castillo

Caribbean Digital

El policía peruano Harvey Colchado, conocido por participar o planear capturas de narcotraficantes, terroristas, expresidentes o políticos investigados por corrupción, fue ratificado el martes como jefe de un equipo de agentes que busca capturar al círculo más cercano del mandatario Pedro Castillo.

El ministro del Interior Willy Huerta dijo a la prensa, tras reunirse con la fiscal general Patricia Benavides, que el equipo dirigido por el coronel Colchado seguirá en esa función, pese a que antes el gobierno del presidente Castillo se opuso a que el investigador lo lidere y destituyó al antecesor de Huerta, Mariano González, quien conformó el grupo de policías sin consultar al mandatario.

Colchado, de 47 años, creció en una familia con padre y tíos policías. Su primer trabajo policial fue analizar las escuchas de micrófonos ocultos dentro de la embajada de Japón en Lima donde miembros del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru secuestraron a 72 rehenes liberados en 1997.

También participó en la investigación y captura en 2005 del peruano Fernando Zevallos considerado por Estados Unidos como uno de los diez cabecillas del narcotráfico mundial. Luego en 2012, tras seis años de seguimiento, integró otro equipo que capturó a Florindo Flores, un veterano líder de un grupo remanente del grupo terrorista Sendero Luminoso que cometía atentados en la Amazonía y recibía dinero de narcotraficantes a cambio de brindarles protección.

En 2016 fue el primer jefe de una división policial que a la par de capturar a pequeños jefes del crimen organizado, también arrestaba a políticos importantes investigados por presunta corrupción de la constructora Odebrecht.

Uno fue el expresidente Alan García a cuya residencia llegaron para detenerlo por diez días la Semana Santa de 2019. Al ver llegar a los agentes, García ingresó a su dormitorio y se suicidó. También cumplió una orden judicial en 2018 y su equipo detuvo a Keiko Fujimori, la líder del partido fujimorista Fuerza Popular, acusada por lavado de activos.

Fue llamado al Parlamento por congresistas de los partidos afectados por las investigaciones para ser interrogado por su labor. Carlos Tubino, legislador del partido fujimorista, le dijo que se habían convertido en una “policía política”. Pero Colchado respondió que no tenían la culpa que “las personas que están vinculadas a la política hagan actos de corrupción y tengamos que detenerlo”.

El equipo de Colchado también grabó en 2018 cientos de audios ordenados por una fiscalía que descubrió un grupo de jueces, empresarios y políticos que aprovechando sus cargos se realizaban favores mutuos para ascender en la pirámide judicial y en perjuicio de los intereses públicos.

Ahora el nuevo trabajo de Colchado, quien no ha declarado a los medios, es capturar al sobrino del presidente Castillo, llamado Fray Vásquez y al exministro de Transportes, Francisco Silva sobre quienes hay una orden de captura por presuntamente integrar un grupo criminal que recibía dinero de obras públicas, cuya cabeza sería el propio mandatario quien inició su gestión hace un año.

Pese a que Colchado inició su nuevo encargo a mediados de julio, ya tuvo un resultado: el exsecretario presidencial Bruno Pacheco, a quien la fiscalía le halló 20,000 dólares en 2021 y que estaba prófugo desde abril, se entregó hace más de una semana al detective.

El presidente, que tiene cuatro investigaciones fiscales por presunta corrupción, ha negado todos los señalamientos. El gobierno de Castillo está programado para concluir en 2026.