Jurado en EEUU determina que grandes cadenas de farmacias son responsables por la crisis de los opioides

Caribbean Digital

Desde hace un par de años las alarmas se prendieron para las autoridades de salud de Estados Unidos. Los opiáceos, unos de los más poderosos analgésicos para tratar el dolor, empezaron a figurar también en la lista de las principales adicciones. Las cifras de adicción han llegado a niveles alarmantes, generando una crisis sin precedentes que ha causado más de 500 000 muertes en el país en las últimas dos décadas.

Esta semana, por primera vez, el veredicto de un jurado determino que grandes cadenas de farmacias como CVS, Walmart y Walgreens era también responsables en esta crisis de los opioides norteamericana. La CVS, por ejemplo, es la cadena de farmacias más grande de Estados Unidos, con cerca de 10 000 tiendas. Walgreens tiene 9 277 y Walmart 4 700.

Según el juez del Juzgado Federal de Cleveland, las tres compañías contribuyeron a la crisis en dos condados de Ohio (Lake y Trumbell) al distribuir estos analgésicos masivamente. El despacho de importantes cantidades de opiáceos, señaló, generó un “exceso de oferta” de estas drogas y un “perjuicio público”. La decisión se tomó luego de deliberar durante cinco días y medio, y tras un juicio que duró seis semanas.

El caso marca un precedente: se trata de la primera decisión judicial contra las farmacias. En otras palabras, es la primera vez que los distribuidores de medicamentos, en lugar de los fabricantes, son hallados responsables también en esta crisis de salud pública.

Tan solo entre abril de 2020 y abril del 2021 se registraron 100 306 sobredosis fatales en Estados Unidos, según cifras provisionales de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

¿Qué implicaciones tiene esta decisión?
El condado de Lake celebró el veredicto. Según explicaron, entre 2012 y 2016 se dispensaron unas 265 píldoras por residente en el área. “La mayoría de nosotros conocemos a alguien que ha sido afectado por opiáceos y futuros recursos permitirán al condado y a nuestros aliados proporcionar más recursos para que las vidas de las personas vuelvan a encarrilarse”, aseguró el comisionado del condado, Ron Young.

Ahora un juez federal será el encargado de evaluar las sanciones contra las tres cadenas de farmacias. Decidirá cuánto tendrán que pagar esas compañías a los denunciantes (es decir, los condados de Lake y Trumbull, en Ohio).

En un comunicado, los demandantes subrayaron que “durante décadas las cadenas farmacéuticas han visto cómo las píldoras que salen de sus puertas causan daños, y han fracasado en adoptar las acciones requeridas por la ley”.

En su lugar, siguieron, “estas compañías han respondido abriendo en más localizaciones, inundando comunidades con píldoras y facilitando el flujo de opiáceos hacia los mercados ilegales, secundarios”.

Por su parte, CVS dijo que estaba “fuertemente” en desacuerdo con la resolución del jurado y que está “orgullosa” del “importante” trabajo que ha desarrollado para apoyar a sus farmacéuticos en la detección de recetas ilegales.

“Sin embargo, el hecho simple es que las recetas de opiáceos son hechas por médicos, no farmacéuticas; los medicamentos opiáceos son fabricados y vendidos por los fabricantes, no los farmacéuticos; y nuestro sistema de sanidad depende de los farmacéuticos para atender las recetas legales que los médicos ven necesarias para sus pacientes”, detalló CVS.

La cadena minorista adelantó que apelará la resolución, argumentando “un mal uso” de la ley de perjuicio público.

Walmart adelantó que también apelará y tachó de “defectuoso” el veredicto del jurado, que ve como “reflejo de un juicio que fue diseñado para favorecer a los abogados de los denunciantes”.

La decisión del jurado podría servir de precedente a otras demandas en el país que buscan que las farmacéuticas rindan cuentas por la crisis de opiáceos, que ha matado a medio millón de estadounidenses.

(Tomado de El Espectador)

Deja un comentario...