Hospitales del Sur de la Florida sufren escasez de oxígeno

Caribbean Digital

Varios hospitales del sur de Estados Unidos reportan escasez de suministros de oxígeno, a medida que los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones continúan aumentando.

Los centros hospitalarios afectados pertenecen a los estados de la Florida, Carolina del Sur, Texas y Louisiana. Según funcionarios de salud estatales y consultores hospitalarios, algunos corren el riesgo de tener que usar su suministro de reserva o de quedarse sin oxígeno de manera inminente, .

De acuerdo con Donna Cross, directora senior de instalaciones y construcción de Premier —una empresa de mejora del desempeño de la atención médica: «Con el aumento continuo en los casos, ha habido una mayor demanda en el suministro de oxígeno y los hospitales no pueden seguir el ritmo para satisfacer esas necesidades».

«Normalmente, un tanque de oxígeno estaría lleno en un 90% y los proveedores les dejarían llegar a un nivel de recarga del 30-40% restante en su tanque, lo que les proporcionaría un colchón de suministro de tres a cinco días», dijo Cross. «Lo que está sucediendo ahora es que los hospitales se están agotando a aproximadamente un 10-20%, que es un suministro disponible para uno o dos días, antes de que se reabastezcan».

Incluso cuando se rellenan, es solo un suministro parcial de alrededor del 50%, dijo Cross. «Es una situación muy crítica».

Florida tuvo el sábado la tasa de hospitalización por coronavirus más alta del país, con 75 pacientes por cada 100.000 residentes en hospitales con el virus, según datos de funcionarios federales de salud y de la Universidad Johns Hopkins.

Morgues portátiles para Florida central
Por otra parte, el incremento de muertes por COVID-19 ha llevado a que la Coalición Médica para Desastres de Florida Central, una organización sin fines de lucro financiada con fondos federales que ayuda a preparar la respuesta del sistema de atención médica, haya comprado 14 morgues portátiles con capacidad para 12 difuntos cada uno.

Así lo aseguró la directora de la coalición ejecutiva Lynne Drawdy, quien aseguró que la organización se ha reunido con hospitales de la región para conocer cuáles son sus necesidades.

Los hospitales transmitieron que en la última semana más espacio en la morgue fue la máxima prioridad porque no había capacidad adecuada, y que han visto retrasos en las funerarias que recogen a los fallecidos.

El Dr. Ahmed Elhaddad, médico de la unidad de cuidados intensivos en Florida, dijo el sábado que está frustrado y «cansado de ver a la gente morir y sufrir porque no se vacunaron».

«Estamos viendo que los pacientes mueren más rápido con esta variante (delta)», dijo Elhaddad, quien es el director médico de la UCI en el Centro Médico Jupiter.

«En esta vez estamos viendo pacientes más jóvenes (de 30, 40, 50 años) y están sufriendo. Tienen hambre de oxígeno y se están muriendo. Desafortunadamente, esta vez están muriendo más rápido», dijo.

El principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, el Dr. Anthony Fauci, le dijo a Jake Tapper de CNN que Estados Unidos podría ver 100.000 muertes adicionales por covid-19 para diciembre, como lo predijo un modelo de la Universidad de Washington.

«Lo que está sucediendo ahora es completamente predecible, pero completamente prevenible. Y sabes que sabemos que tenemos los medios con las vacunas para revertir esto», dijo Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

A nivel nacional, el 52,1% de la población estaba completamente vacunada hasta el sábado, según muestran los datos de los CDC.

(Con información de CNN en español)