¿Eleva Horford su candidatura a la inmortalidad con la llegada a los 8,000 rebotes?

Caribbean Digital

A los 36 años, Al Horford tiene garantizado contrato para jugar un curso más, quiere estirar su carrera en la NBA hasta que su bien cuidado físico y las oportunidades se los permitan y ya en su campaña 16 exhibe músculos que pueden mover distinciones hoy discutibles.

En agosto, un análisis del portal por suscripción The Athletic colocó su nombre entre aquellos jugadores con carreras para ser consideradas al Salón de la Fama del Baloncesto.

Insider ubicó al quisqueyano en el séptimo puesto entre jugadores activos cuyos casos no parezcan sembrados, sino con opciones, detrás de Dwight Howard, Rajon Rondo, Blake Griffin, LaMarcus Aldridge, DeMar DeRozan y Andre Iguodala.

Pero la herramienta Hall of Fame Probability de Basketball-Reference apenas le concede un 12.2% de posibilidades a Horford, con una carrera donde ha promediado 13.5 puntos, 8.1 rebotes y 3.3 asistencias adornada con cinco visitas al Juego de Estrellas, un Equipo Todo Defensa y dos anillos en la NCAA.

Cifras respetables

En octubre, en el segundo partido de la campaña, ante el Heat, Horford rebasó la frontera de los 13,000 puntos. El pasada sábado ante los Raptors alcanzó los 8,000 rebotes. Ya supera las 3,000 asistencias, los 1,000 bloqueos y necesita 18 robos para los 800.

La vasta región latinoamericana y caribeña ha visto nacer a 147 jugadores que han pasado por la liga y el dominicano es apenas el tercero que alcanza esa cifra de puntos tras el panameño Rolando Blackman (17,323) y el argentino Enmanuel Ginónili (14,043). Entre los reboteros el nacido en Puerto Plata es líder indiscutible.

¿Salón de la Fama?

El templo de los inmortales del baloncesto, con sede en Springfield, Massachusetts (donde fue creado el deporte por James Naismith en 1891), conoció en octubre en Ginóbili a apenas al quinto jugador latinoamericano.

El primer nicho se abrió para la histórica jugadora brasileña Hortencia Marcari (2005), luego siguieron sus compatriotas Ubiratan “Bira” Maciel (2010) y Oscar Schmidt (2013) para luego dar paso al panameño John Isaacs (2015) y Ginóbili (2022).

Desde el primer ceremonial en 1959 han sido inducidos 411 personas, entre entrenadores, jugadores, árbitros y propulsores. Distinto al béisbol, este pabellón reconoce a figuras que no trascendieron en la NBA. Una persona debe nominar a la figura, cuatro años después de su retiro, para pasar a una serie de comités de evaluación.

Diario Libre

Deja un comentario...