Directora de hospital de niños deplora agresión al personal médico

JOSÉ ALFREDO ESPINAL

[email protected]

SANTIAGO.- La directora del Hospital Infantil Regional Universitario, doctor Arturo Grullón, doctora Rosa Morel, deploró  la agresión que fue víctima el personal de emergencia, así como la destrucción de de cristales del centro de salud, por parte de una turba que procedía del municipio de Navarrete con niño con fractura de antebrazo.

“Rechazamos este acto de violencia en este centro de salud infantil y queremos hacer un llamado a nuestros usuarios para que respeten nuestras normas, al personal médico, enfermeras y el cuerpo de seguridad y orden”, expresó.

Según las informaciones, mientras se procedía a dar la atención de salud al menor la noche del pasado domingo en presencia de los padres el personal de salud procedió a retirar el resto de las personas a la sala de espera y realizar procedimiento de apertura de la hoja de admisión que permite acceder a los servicios.

Sin embargo, la dirección del hospital explicó que esas personas se negaron a salir  y procedieron a romper cristales de la puerta de dicha área y agredieron al miembro de la Policía Nacional y del Ejército que se encontraban en este centro.

La turba provocó heridas al personal de seguridad y daños materiales, por lo cual, fueron sometidos a la justicia seis personas y enviadas al destacamento policial.

“Nuestra sala de emergencia pediátrica se maneja se maneja con el criterio de triage que consiste en el proceso de clasificación de los pacientes por prioridad de atención con criterios internacionales, para así ofrecer un servicio de calidad a nuestros niños y niñas”, afirmó la doctora Rosa Morel.

“Nuestro compromiso es y será siempre la calidad en el servicio, el respeto a los pacientes y familiares, el respeto a nuestras instalaciones que debemos cuidar porque nos pertenecen a todos”, agregó la funcionaria del hospital.

Ayuda policial

Por la presencia de los invasores, el personal del hospital se vio obligado a solicitar cuatro patrullas policiales, las cuales llegaron  de inmediato a ofrecerle  soporte y recuperar el orden.

El hospital informó que los agresores fueron sometidos a la justicia y que se acordó con los abogados que estos pagarían los daños ocasionados.