Cadenas de muerte se enlazan a los raperos, se mantiene tendencia fatal

Caribbean Digital

La cadena de muerte mantiene amarrado su lazo al mundo de la música urbana, sobre todo a los exponentes de rap y hip hop.

Asesinatos, sobredosis de droga, paros cardíacos y muertes repentinas acechan a muchos de los intérpretes urbanos, muchos de los cuales se despiden de la vida antes de los 50 años.

Solo en 2022 se contaron una veintena de intérpretes que murieron por diferentes causas, muchos de forma violenta y otros de manera inesperada, hasta encima del escenario.

Entre los casos más recientes figuran, por separado, los de los raperos Big Pokey, MoneySign Suede y Costa Titch,

Big Pokey, proveniente de Houston, murió de manera repentina el pasado domingo 18 de junio mientras se presentaba en un establecimiento en Bermount, Texas.

El cantante de 48 años se desplomó frente a todos mientras interpretaba una de sus canciones.

Hace alrededor más de un mes, el 25 de abril de 2023, el rapero mexicano-estadounidense MoneySign Suede, de 22 años, murió después de ser apuñalado en el Centro de Entrenamiento Correccional, situado en la ciudad de Soledad en California (Estados Unidos).

Los guardias se percataron que MoneySign Suede no estaba en su celda a la hora del recuento de presos.

Al buscarlo, lo encontraron inconsciente y gravemente herido en la zona de duchas y, pese a los esfuerzos de los servicios de emergencia por salvarle la vida, murió en el centro médico, donde certificaron su muerte.

Antes, el 11 de marzo, el rapero sudafricano Costa Titch, de 27 años, «se desplomó cuando actuaba en un concierto» en las afueras de Johannesburgo.

La muerte de Costa Tsobanoglou, su verdadero nombre, se produjo un mes después del asesinato de otro conocido rapero en Sudáfrica, Kiernan Forbes o AKA.

El músico fue abatido a balazos a la salida de un restaurante en Durban (sudeste).

Hace un poco más de seis meses, el 1 de noviembre de 2022, se informó que el rapero Takeoff, de 28 años, miembro del grupo Migos, murió baleado en un club de bowling de Houston, Texas.

El músico, cuyo verdadero nombre era Kirshnik Khari Ball, se hallaba en el local de bolos con Quavo, cuando estalló un altercado y fue entonces cuando alguien abrió fuego y disparó a Takeoff.

A lo largo de esta última década han muerto decenas de raperos famosos. Bashar Barakah Jackson conocido en el mundo de la música como Pop Smoke, perdió la vida a los 20 años, a manos de asaltantes que intentaban saquear su casa en Los Ángeles, Estados Unidos.

El hecho ocurrió 19 de febrero de 2020 cuando un grupo de personas armadas y enmascaradas entró a la residencia rentada por el artista, quien había sido considerado por los críticos como “una prometedora estrella del hip hop”.

Listín Diario