Abinader, agradable sorpresa de un presidente que en pandemia auxilia a su pueblo y trabaja

JOSÉ ALFREDO ESPINAL

[email protected]

SANTIAGO, RD.- Al presidente Luis Abinader lo conozco desde que andaba bajo la sombra de los viejos robles del PRD. Cuando era un simple precandidato presidencial.

Después que asumiera la Presidencia de la República ha respondido algunas de nuestras preguntas en rueda de prensa, pero aun así no sé si recuerda mi nombre o nuestro rostro.

Lo que quiero significar es que usted podrá estar de acuerdo o no con la gestión del presidente Luis Abinader, pero si hay algo que se le debe reconocer al jefe de Estado es que trabaja sin descanso.

Desde que asumió la Presidencia de la República el 16 de agosto del año 2020, en medio de la pandemia del coronavirus, el presidente Abinader no se ha detenido para echar al país hacia adelante.

El gobierno que encabeza Abinader se ha equivocado en algunas de sus decisiones, pero en su momento las autoridades también han rectificado ese error. Eso habla muy bien de quienes gobiernan la nación.

Como muchos de ustedes saben, el mandatario es un abanderado de que, cuando se frena la corrupción administrativa, desde el Gobierno se pueden hacer muchas cosas. Para muestra un botón.  Gobernar una nación en medio de una pandemia que ha asolado al planeta no es tan sencillo.

Pese a todo, el presidente Luis Abinader se ha empeñado en asumir el compromiso para el cual fue elegido. Al inicio de su campaña para asumir la Presidencia de la República, Abinader no pensaba que debía ocuparse de un país sumergido en la peor crisis sanitaria, amén de los problemas que ha padecido el pueblo dominicano durante décadas.

No es un secreto para nadie que la demostración de trabajo desarrollada hasta el momento por el Presidente de la República ha sorprendido, incluso, a sus propios contrarios políticos.

Parece que se vislumbra un cambio al final del túnel.

La voz populi de muchos por ahí es que el Hombre, como denominan algunos al jefe de Estado, se preparó para gobernar al pueblo dominicano.  La gente solo está a la espera de que los demás funcionarios hagan lo mismo.

Abinader ha demostrado ser un hombre transparente, sencillo y humilde en el trono del Palacio Nacional. Otros, sin embargo, de su misma finca, están renuentes a caminar por esa línea. El pueblo está confiando en el mandatario. El pueblo también espera porque los demás funcionarios trillen sus pasos.