Compartir
Alex Rodríguez. Archivo

Caribbean Digital

Boca Ratón, Florida.-Oficiales de Grandes Ligas impidieron una investigación del Departamento de Salud del estado de la Florida sobre el fundador de la clínica Biogenesis Tony Bosch al comprar documentos de la clínica que ellos sabían habían sido robados, aunque se les advirtió que no los obtuvieran.

Alex Rodríguez.
Alex Rodríguez.

Bosch negó haber distribuído esteroides desde su clínica Biogenesis, antes de aceptar cooperar con MLB.

El Departamento de Salud cerró su caso sobre Bosch, quien no tiene licencia para practicar la medicina, en abril pasado con una multa de US$5,000 y una carta de cese y desista.

El 31 de julio, Bosch firmó un acuerdo con salud y se le redujo la penalidad a US$3,000.

Un oficial estatal dijo que el ámbito reducido de la investigación y su conclusión fueron resultados directos de que oficiales de GL compraron documentos relacionados con la clínica que se encuentra en el centro de un escándalo por sustancias para mejorar el rendimiento que involucra a Alex Rodríguez, Ryan Braun y al menos una docena de otros jugadores.

Ocultan informaciones

La fuente dijo que MLB sabía que los documentos estaban destinados a los investigadores de la Florida y que la compra obstaculizó la investigación del estado al prevenir que el departamento obtuviera evidencia adicional contra Bosch, médicos y otros afiliados a la clínica.

Más aún, oficiales de MLB nunca le dijeron al departamento de salud que habían obtenido los records, dijo la fuente.
“Ellos no pueden decir que no se les advirtió”, dijo el oficial.

La alegación de que MLB impactó una investigación oficial es solo el más reciente capítulo en un drama de alto nivel que se ha convertido en una batalla entre Alex Rodríguez y el liderato de GL.

Miles en gastos

Por más de un año, investigadores de GL y Rodríguez han gastado decenas de miles de dólares en testigos potenciales y han intentado varias tácticas para buscar récords de pacientes y de la clínica. Los documentos han sido claves en la audiencia de arbitraje de Rodríguez sobre su suspensión de 211 juegos.

La audiencia se reanudará hoy en Nueva York.

Un oficial de MLB negó que se haya impedido la investigación del Departamento de Salud de la Florida.

MLB se defiende

El oficial de MLB dijo además que sus investigadores han seguido cooperando con las investigaciones penales posteriores por la Oficina del Fiscal Estatal de Miami-Dade y la Oficina del Fiscal de EE.UU. que se centra en un grupo de colaboradores de Bosch, médicos y las farmacias.

El mismo oficial de MLB re conoció que su propia pesquisa sobre Biogenesis habría quedado “muy obstaculizada” sin los documentos de Biogenesis, y le dijo a “Outside the Lines” que sin esos documentos y la posterior cooperación de Bosch “nadie habría sido disciplinado”.

Más de una docena de jugadores de grandes ligas y liga menor han sido suspendidos por sus roles en el caso de Biogenesis, y Rodríguez es el único que apeló su castigo.

El portavoz del Departamento de Salud de Florida Nathan Dunn declinó comentar.

La oficina de actividades sin licencia del departamento de salud, que fue el primer grupo en investigar a Biogenesis, tiene a su cargo el monitorear un amplio espectro de profesionales de la medicina en el estado, incluyendo entre otros, a aquellos sin licencia que se promocionan como médicos y enfermeras.

Presentarán cargos

Con las infracciones más graves, los investigadores trabajan con las autoridades locales para presentar cargos criminales.

Fuentes le dijeron a “Outside the Lines” que MLB obtuvo los documentos en dos ocasiones diferentes gracias al trabajo de Dan Mullin, quien lidera el Departamento de Investigaciones del béisbol.

Le dio US$100,000 en efectivo a Gary Jones, un residente del Sur de la Florida de 54 años con historial criminal previo, en marzo pasado, a cambio de cuatro discos de computadora con documentos.

Jones fue amigo del exempleado de Biogenesis y denunciante en el caso Porter Fischer, quien originalmente se llevó los documentos de la clínica ubicada en el Sur de la Florida.

Un segundo grupo de documentos -el grupo que estaba destinado al Departamento de Salud de la Florida- fue robado del auto de Fischer el 24 de marzo.

El 16 de marzo, Jones se embolsilló otros US$25,000 por dichos documentos. No está claro cómo llegaron esos documentos a sus manos.

Documentos robados

De acuerdo a una declaración jurada firmada por Jones a pedido del equipo de abogados de A-Rod en septiembre, Jones reconoció que obtuvo los documentos robados del auto de Fischer y que luego se los vendió a MLB.

La policía de Boca Raton ha reabierto la investigación sobre el robo, y fuentes dicen que Jones es uno de los sospechosos, luego de haber negado en una entrevista con la policía el 18 de abril que tuviese conocimiento del hecho o que hubiese hablado con representantes de MLB, aunque oficiales del béisbol dijeron que para esa fecha ellos ya se habían reunido con Jones en dos ocasiones y ya le habían pagado.

Un oficial de MLB dijo que el béisbol no tenía idea de que ellos habían comprado documentos robados, enfatizando que “[Jones] no le dijo a Dan Mullin que se había robado los documentos”.

Pero al menos una persona afiliada con la investigación de MLB tuvo una idea de que la policía buscaba información sobre un delito relacionado a los documentos:

Los records policiacos indican que Kevin O’Rourke, un investigador externo contratado por MLB, contactó a la policía de Boca Raton sobre el robo el 12 de abril y recibió una llamada de vuelta del detective a cargo en 17 de abril, un día después que Mullin le diera a Jones el segundo pago.

¿Mentira o verdad?

Oficiales del béisbol, quienes dicen que nunca le pidieron a Jones que pusiera por escrito dónde o cómo obtuvo los documentos, dijeron que ellos estaban operando en ese momento bajo la premisa de que Fischer y Jones estaban trabajando juntos.

Las sospechas son cada vez más crecientes

Las sospechas de que MLB tiene metida la nariz para lo más profundo para efectar a los jugadores recién sancionados son cada día más fehacientes.

Por ejemplo, se sospecha que Fischer recibió una “parte” del dinero que el béisbol le pagó a Jones.

Al momento del robo a finales de marzo, oficiales de MLB estaban desesperados en su intento de comprar documentos a Fischer.

El béisbol retiró las ofertas luego que él rechazara una de $125,000 enviada mediante mensaje de texto el 18 de marzo, luego de ofertas previas de $15,000 y luego $60,000. Su frustración venía de la creencia que los documentos podían servir para fortalecer su caso.

Fischer describió la impresión de que él y Jones trabajaron juntos es “totalmente loca”, al afirmar que él fue traicionado por Jones y otros dos amigos.

“Déjenme preguntarles algo, ¿por qué yo rechacé su oferta de $125,000 cinco días antes [del robo]?” dijo Fischer, en referencia al béisbol. “Yo los rechacé en todo momento. ¿Así que ellos quieren decir que yo le di esto a Jones? De todas formas, el lío se grande.

El Día

No hay comentarios