Compartir

Caribbean Digital

Washington, (PL) Una reciente encuesta del Centro de Investigación Pew para el Pueblo y la Prensa destaca que el presidente Barack Obama cuenta con un 67 por ciento de aprobación entre los votantes hispanos en Estados Unidos.

El candidato demócrata a la reelección supera a su eventual contrincante republicano, Mitt Romney, quien hasta ahora, solo cuenta con la aprobación del 27 por ciento de los electores latinos.

Los resultados de los sondeos demuestran que en este momento de la contienda electoral, el presidente estadounidense mantiene los mismos niveles de aprobación entre la comunidad hispanoparlante que los obtenidos en las elecciones de 2008, cuando ganó la presidencia del país.

Según los encuestadores, los hispanos, uno de los grupos minoritarios de mayor crecimiento entre la población estadounidense, favorecen por un amplio margen al candidato demócrata.

Estrategas electorales calculan que eset segmento poblacional podría encausar sus votos a favor del presidente Obama en importantes estados indecisos como Colorado, Nevada y la Florida.

Incluso, se especula que el voto latino podría inclinar a Arizona a favor de Obama, hasta hace poco un sólido bastión republicano, y donde ya realizaron actos de campaña el vicepresidente, Joe Biden, y la primera dama, Michelle Obama.

A pesar del historial negativo que acumula la actual administración demócrata en temas migratorios, con un record de más de 400 mil deportaciones por año, el electorado hispano tiene tendencia a inclinarse hacia los candidatos del partido azul y de ahí su respaldo a Obama.

Por su parte, el exgobernador de Massachussets se aleja cada vez más de los latinos por su insistencia en no apoyar el proyecto de ley Dream Act, que patrocinan los demócratas, para permitir que los hijos de inmigrantes indocumentados obtengan los mismos beneficios para ingresar a la universidad o a las fuerzas armadas.

Otro traspiés político de Romney fue su respaldo a la controversial ley de inmigración SB1070, del estado de Arizona, considerada por muchos como racista y discriminatoria.

La porfía por el voto latino se mantiene en el estado de Florida, donde el peso de los electores de origen cubano se inclinaba tradicionalmente al partido Republicano, pero las circunstancias cambiaron desde que el voto puertorriqueño comenzó a tomar fuerza a favor de los demócratas.

De acuerdo con una encuesta realizada a finales de enero por las cadenas de televisión Univisión/ABC News, en una elección general hipotética, el 40 por ciento de los hispanos de Florida aseguraron que votarían por Romney, mientras que el 50 por ciento dijo preferir a Obama.

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios