BUFFALO, Nueva York, EE.UU. Vladimir Guerrero Jr. afirma que haber pasado el fin de semana en Cooperstown es un recordatorio de todo el trabajo que le tomó a su padre ganarse un lugar en el Salón de la Fama. Es una lección oportuna para Guerrero en su preparación para el próximo paso en su joven carrera. Después de ayudar a celebrar la inducción de Vladimir Guerrero en el recinto de los inmortales, el joven de 19 años hizo un viaje de cuatro horas a Buffalo. Ahí es donde el prospecto más aclamado del béisbol está programado a realizar su esperado debut en Triple-A con la principal filial de los Azulejos de Toronto. Guerrero está programado como titular en la antesala y tercero en el orden al bate contra Lehigh Valley. Utilizará el número 27, el mismo que su padre utilizó a lo largo de sus 16 años en Grandes Ligas. Guerrero dijo que no siente presión y no tiene expectativas sobre cuánto podría tomarle un ascenso a los Azulejos. Por ahora, asegura, disfruta del momento. El ascenso de Guerrero se demoró después de perderse poco más de un mes debido a una distensión de ligamentos en la rodilla izquierda. Volvió a Doble-A Nueva Hampshire el 19 de julio, y conectó 10 imparables, incluyendo tres jonrones en 29 turnos al bate durante sus siete partidos. En total esta campaña, batea para .402 con 14 cuadrangulares y 60 carreras remolcadas en 61 partidos con Nueva Hampshire.

Caribbean Digital

BUFFALO, Nueva York, EE.UU. Vladimir Guerrero Jr. afirma que haber pasado el fin de semana en Cooperstown es un recordatorio de todo el trabajo que le tomó a su padre ganarse un lugar en el Salón de la Fama.

Es una lección oportuna para Guerrero en su preparación para el próximo paso en su joven carrera.

Después de ayudar a celebrar la inducción de Vladimir Guerrero en el recinto de los inmortales, el joven de 19 años hizo un viaje de cuatro horas a Buffalo. Ahí es donde el prospecto más aclamado del béisbol está programado a realizar su esperado debut en Triple-A con la principal filial de los Azulejos de Toronto.

Guerrero está programado como titular en la antesala y tercero en el orden al bate contra Lehigh Valley. Utilizará el número 27, el mismo que su padre utilizó a lo largo de sus 16 años en Grandes Ligas.

Guerrero dijo que no siente presión y no tiene expectativas sobre cuánto podría tomarle un ascenso a los Azulejos. Por ahora, asegura, disfruta del momento.

El ascenso de Guerrero se demoró después de perderse poco más de un mes debido a una distensión de ligamentos en la rodilla izquierda. Volvió a Doble-A Nueva Hampshire el 19 de julio, y conectó 10 imparables, incluyendo tres jonrones en 29 turnos al bate durante sus siete partidos.

En total esta campaña, batea para .402 con 14 cuadrangulares y 60 carreras remolcadas en 61 partidos con Nueva Hampshire.

Diario Libre