Compartir
Manifestantes chavistas. (AP Photo/Rodrigo Abd)

Caribbean Digital

CARACAS. AFP. Un impresionante desfile y una ceremonia en el cuartel donde yace el cadáver de Hugo Chávez marcan este miércoles el aniversario de la muerte del líder en una Venezuela conmocionada por un mes de protestas, con saldo de 18 muertos, y que siguieron incluso hoy (miércoles.

Manifestantes chavistas. (AP Photo/Rodrigo Abd)
Manifestantes chavistas. (AP Photo/Rodrigo Abd)

“Los grupos de la violencia habían amenazado con trancar el país y el país está funcionando libremente con tranquilidad”, dijo al abrir el desfile el presidente Nicolás Maduro, quien ha calificado las protestas como un intento de “golpe de estado”.

En un encendido discurso, Maduro llamó “a las Unidades de Batalla Bolívar Chávez (grupos de militancia civiles), a los movimientos sociales,(…), a los obreros y campesinos, a hacer valer la orden de nuestro comandante Hugo Chávez: candelita que se prenda, candelita que apagamos con nuestro pueblo”.

Tanques, cazas, artillería, misiles de última generación, grupos femeninos de tropas comando, paracaidistas, batallones de francotiradores e infantería de marina: la Revolución Bolivariana –que denuncia intentos de intervención militar extranjera detrás de las protestas– exhibió sus músculos, un poderío financiado con millardos de petrodólares.

El relato oficial del desfile cívico-militar reforzó un creciente culto, casi religioso, a la personalidad de Chávez, omnipresente con los ojos del carismático líder pintados en calles, edificios y vallas en cada rincón del país con las mayores reservas petroleras mundiales.

“Chávez, con esta mirada está observando a sus hijos”, dice a la AFP Elia Uzcátegui, de 58 años, mientras espera el inicio del desfile. “La mirada es la de un guardián de su legado en Venezuela y América Latina”, agrega.

Del desfile participaron “10.260 combatientes socialistas revolucionarios antimperialistas y por sobre todo profundamente chavistas, con 570 sistemas de armas y 35 aeronaves”, dijo al abrir la parada el general de brigada Jesús Suárez Chourio.

Entre las columnas civiles también marcharon grupos de cooperantes cubanos, entre ellos médicos y entrenadores deportivos. La presencia de cubanos es un caballito de batalla de la oposición radical que acusa al gobierno de esta bajo el “control de La Habana”.

El cubano Raúl Castro, el boliviano Evo Morales, y el surinamés Desi Bouterse estuvieron en el palco, mientras que el nicaragüense Daniel Ortega, que ayer había anunciado su viaje, permanecía este miércoles aún en Managua.

– Sitio de peregrinación. El acto central será por la tarde en el Cuartel de la Montaña, donde descansan los restos de Chávez y desde cuya explanada se domina toda Caracas y especialmente el cercano Palacio de Miraflores, sede de la presidencia.

El cuartel fue el centro de comando desde el cual el teniente coronel Hugo Chávez, delgado, en traje de combate y con boina roja de paracaidista, irrumpió en la escena mundial al liderar el frustrado golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 contra el presidente socialdemócrata Carlos Andrés Pérez.

Hoy es un sitio de peregrinación. Una guardia de honor permanece siempre alrededor del féretro, junto a grandes fotografías del líder, e infografías que muestran su línea de vida, mientras suenan suavemente grabaciones de Chávez entonando el himno nacional.

Este miércoles, como cada tarde desde hace un año, un cañón disparará allí una salva a la hora exacta de la muerte del creador del “socialismo del Siglo XXI” (16H25) y luego habrá un oficio religioso ecuménico.

La jornada tendrá como broche el estreno mundial por televisión, y en cadena obligatoria, del documental de 50 minutos “Mi Amigo Hugo”, del cineasta estadounidense Oliver Stone.

“Lo vamos a inaugurar (estrenar) en cadena nacional a las 9 pm (01H30 GMT del jueves) para que lo vea toda Venezuela, para que el que esté en el pueblito más lejano (…) pueda prender su televisor y ver el estreno mundial”, anunció Maduro.

– Protestas. Pero Venezuela está hace semanas en alerta por una ola de protestas que han dejado 18 muertos, 260 heridos y decenas de denuncias de violaciones de los derechos humanos.

Algunas calles de Caracas y otras ciudades amanecieron este miércoles cortadas con barricadas, y en el opositor distrito de Chacao (epicentro de las protestas en la capital) los estudiantes fueron dispersados con gas lacrimógeno por efectivos de Policía Nacional, constataron periodistas de la AFP.

La dirigente estudiantil Gabriela Arellano convocó una protesta en el sector Este de Caracas, feudo del antichavismo, y a la que asistieron unos 300 jóvenes.

“Queremos libertad para el país. Estamos cansados de la violencia”, dijo a la AFP la estudiante de administración de empresas Marbeli Liendo, quien se quejó además que el legado de Chávez “ya no vale. Tuvo su momento pero ya no sirve”.

Entretanto la diputada María Machado, una de las ideólogas de “La salida”, la táctica opositora de ocupar la calle para forzar la renuncia del gobierno, tenía previsto participar en una marcha en el occidental Estado de Táchira, capital San Cristóbal, donde la tensión es más palpable.

Las manifestaciones iniciaron hace un mes cuando estudiantes protestaron por la inseguridad en San Cristóbal luego de un intento de violación en un campus, y las marchas se extendieron a todo el país azuzadas por altísimas tasas de homicidios, inflación y recurrente escasez de bienes básicos.

“El gobierno está estable, aunque no tan fuerte como hace un año”, explicó a la AFP el analista y profesor de la Universidad Central Carlos Romero y agregó que de todas formas “no hay un contrapoder con peso suficiente como para transitar hacia otro régimen”

No hay comentarios

Deja un comentario...