Compartir
Miguel Vargas, a la derecha, durante la intervención de José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, en la sesión celebrada ayer por el presidium de la Internacional Socialista, en la sede de las Naciones Unidas.

Servicios/Caribbean Digital

NUEVA YORK.-El ingeniero Miguel Vargas afirmó este sábado que la clase dirigente dominicana, especialmente quienes ejercen la autoridad del gobierno, deben adoptar cuantas previsiones sean necesarias para evitar que una segunda recesión, posiblemente más profunda que la de 2009, agrave las difíciles condiciones de vida de la población.

Miguel Vargas, a la derecha, durante la intervención de José Miguel Insulza, secretario general de la OEA, en la sesión celebrada ayer por el presidium de la Internacional Socialista, en la sede de las Naciones Unidas.

El presidente del Partido Revolucionario Dominicano, PRD, informó que el viernes estuvo participando en una reunión del presídium de la Internacional Socialista, con la intervención de líderes políticos y jefes de Estado y de gobierno que examinaron opciones para encarar soluciones a la situación de incertidumbre que presentan la economía de Estados Unidos y Europa, y que puede generar una nueva recesión en gran parte del mundo.

Dijo que luego de ponderar los análisis y propuestas planteadas en la reunión, le resultó obvio que las probabilidades de que el mundo desarrollado entre de nuevo en recesión es una realidad concreta y no muy distante, lo cual se traducirá en menores ingresos por exportaciones de bienes, menos ingresos del turismo, menores remesas de los dominicanos residentes en el exterior y menor inversión extranjera para países como el nuestro.

Vargas habló luego de recibir en el hotel Marriot Marquis a dirigentes perredeístas como el médico Rafael Lantigua y Rafael Núñez, vicepresidente nacional y de la seccional de Nueva York; a Margarita Pichardo, secretaria general, entre otros. También recibió la visita de su amigo Rafael Soriano, lanzador de los Yanquis de Nueva York.

El presidente del PRD sostendrá esta tarde una reunión con la dirigencia de Nueva York y luego tiene previsto reunirse con los de New Jersey, Washington y Filadelfia, y los de Nueva Inglaterra.

El líder político amplió sus consideraciones advirtiendo que la capacidad de evitar una segunda recesión es ahora menor que en 2008-2009, pues los niveles de endeudamiento de los países desarrollados son tan elevados que los mercados han comenzado a exigir tasas de interés cada vez más altas a los gobiernos que necesitan de nuevas emisiones de deuda soberana para financiar sus déficits. Los gobiernos ya no tienen municiones fiscales para estimular la economía y los bancos centrales no tienen mucho margen adicional para seguir inyectando liquidez, expresó.

Entiende Vargas que para la República Dominicana, un país en vías de desarrollo, bastante integrado a la economía mundial, el impacto negativo que tendría una segunda y posiblemente más profunda recesión que la del 2009, sería muy intenso.  Hasta ahora, el país ha logrado contener las crecientes presiones sociales, a pesar de que el 80% de la población considera que la economía va por mal camino.

Concluyó afirmando que si la recesión se nos viene encima en el 2012, la caída de la actividad económica elevaría la inconformidad de la población, acarreando protestas que se sumarían a las que se producen en el país a consecuencia del ya alto costo de la vida, el desempleo, la inseguridad ciudadana y la deficiencia en muchos servicios públicos, de ahí, dijo, su exhortación a la adopción de previsiones frente a los efectos de una nueva ola recesiva.

No hay comentarios