Compartir

Mohamed Houli Chemlal, uno de los cuatro detenidos por los atentados en Barcelona y Cambrils, ha confirmado este martes ante el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu que la célula yihadista preparaba un atentado mayor.

Chemlal, de 21 años y natural de Melilla, resultó herido grave en la explosión que tuvo lugar horas antes de los atentados en un chalé de Alcanar, donde la célula planeaba los atentados desde hacía meses. En este lugar, según las investigaciones, los terroristas almacenaban más de 100 bombonas de butano y de gas propano. 

Así, según informa ‘El Confidencial’, citando fuentes presentes en la declaración, Chemlal ha ratificado su declaración previa ante los Mossos d’Esquadra, en la que admitió que la célula preparaba un atentado de mayores dimensiones en Cataluña.

El propio jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, confirmaba el viernes que la explosión en Alcanar había obligado a los terroristas a improvisar sus acciones, ya que su intención inicial era llevar a cabo en Barcelona “uno o una serie de atentados de mayor alcance”, que finalmente no pudieron perpetrar.

La Fiscalía ha pedido su ingreso en prisión incondicional y sin fianza, aunque su abogado, del turno de oficio de la Audiencia Nacional, ha solicitado que se le deje libre con medidas cautelares. Un asunto que resolverá el juez al concluir todas las declaraciones.

Los otros tres detenidos

También comparecerá hoy ante el juez Driss Oukabir, que fue detenido, poco después del ataque en la Rambla de Barcelona, en el parking de la comisaría a la que se dirigía para entregarse tras ver su fotografía en la televisión como sospechoso de los atentados. Su búsqueda comenzó al comprobarse que era suya la documentación hallada en la camioneta con la que se perpetró el ataque.

Driss, residente en Ripoll (Girona) y con antecedentes por violencia de género y tráfico de drogas, afirmó a la policía que su hermano menor, Moussa Oukabir, de 17 años, le había robado la documentación para alquilar la furgoneta. Horas después, en la madrugada del viernes, Moussa fue abatido en Cambrils junto con otros cuatro terroristas.

Otro de los arrestados es Mohamed Aalla, de 27 años, también residente en Ripoll. Es el propietario del Audi A3 que usaron en el segundo atentado los terroristas abatidos en Cambrils, entre los que se contaba su hermano, Said Aalla, que conducía el coche. Mohammed se entregó a la Policía después del atentado y afirmó que su hermano le había robado el vehículo.

El último detenido que declarará este martes ente la Audiencia Nacional es Salah El Larib, de 34 años, que regenta un locutorio en Ripoll y a quien la Policía relaciona directamente con Driss Oukabir.

Estas cuatro personas son supuestamente integrantes de la célula que perpetró los atentados, formada por doce terroristas, de los que cinco fueron abatidos en Cambrils (Tarragona), dos murieron en la explosión  la vivienda de Alcanar y el último, Younes Abouyaaqoub, autor material del atropello en la Rambla de Barcelona, fue abatido ayer por los Mossos tras llevar huido desde el jueves.

Fuente de noticia

No hay comentarios