Compartir
Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio. Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.- Los empleos en el sector zona franca deben de ser protegidos, ya que de ellos dependen miles de familias que se ganan el sustento, y se crean empleos indirectos, lo que motoriza la economía donde  operan esos parques industriales.

Monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio. Archivo.

El planteamiento es externado por la Unión Nacional de Trabajadores de Zonas Francas, para respaldar lo dicho por monseñor Ramón Benito de la Rosa y Carpio, quien sintió preocupación, ante la problemática que está atravesando el sector en los actuales momentos.

Carlos Manuel Reyes, secretario general del gremio afiliado a la Confederación Autónoma Sindical Clasista, señalo que cerrando empresas de  ese emporio fabril, no se soluciona la crisis, muy por el contrario, se agudiza, por lo que se hace urgente su protección por parte del sector privado y el Estado.

“El sector zona franca debe ser protegido, otorgándoles incentivos que protejan a los trabajadores y a las empresas que lo componen, porque así se protegen tanto los trabajadores como sus familiares, y se dinamiza la economía nacional “preciso Reyes.

Recordó el dirigente sindical, que cuando una empresa se cierra, son cientos de trabajadores los que son lanzados a las calles, y miles de familias, ven mermar su forma de sobrevivir, y además crece la delincuencia, y se deteriora la sociedad.

Entiende que los parques industriales deben de ser protegidos, para devolver la confianza a los empresarios del sector, y se continúe invirtiendo en aperturas de nuevas empresas, para que los empleos continúen creciendo, y  por ende la economía.

Pero para eso, hay que otorgar facilidades que motoricen el sector zona franca, para que se generen más empleos, y mejore la economía de los trabajadores, dijo finalmente Carlos Manuel Reyes, secretario general de UNATRAZONAS.

No hay comentarios

Deja un comentario...