El jambato negro es una rana que habitaba la región andina de Ecuador y fue declarada extinta en los años 90. Sin embargo, la comunidad científica internacional lanzó una intensa campaña para redescubrir a esa especie presuntamente perdida, que encontraron el niño ecuatoriano David Jailaca y su familia en agosto de 2015.

A finales de junio, los científicos del Centro Jambatu de Investigación y Conservación de Anfibios de Ecuador anunciaron el nacimiento de 500 jambatos negros en ambiente controlado y su director, Luis Coloma, sostuvo que se trata del primer anfibio conocido proveniente de ese país latinoamericano.

El ‘Atelopus ignescens’ mide alrededor de 4 centímetros, su cuerpo es negro y su vientre es naranja o rojo intenso. Además, sus patas están adaptadas para caminar y nadar en ríos torrentosos en lugar de saltar, como otras especies similares.

Su casi desaparición se podría atribuir al cambio climático, con lo cual la comunidad científica internacional ha celebrado este acontecimiento poco frecuente.

Fuente de noticia