Compartir

José Alfredo Espinal

Editor/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.-  En lo personal, el Día de las Madres es triste al pensar que físicamente no podré jamás disfrutar de sus consejos, besos y abrazos… que siempre son fraternos.dia-de-la-madre

No obstante, los recuerdos que tengo de mi vieja son tan gratos que a veces creo que no ha desaparecido.

Ella continúa viviendo en mi corazón, porque supo enseñarme cariño y sobre todo, me enseñó el respeto con los demás y el valor de la honradez.

Esas madres que muchos valoran y que otros lamentablemente desprecian son las que Dios les ha permitido traernos al mundo.

Estando muertas las madres no pueden quererse. Hay que amarlas y respetarlas cuando están vivas.

 Si aún tienes tu mamá viva demuéstrale tu amor haciéndola feliz, no le des amarguras, escucha sus consejos porque ella siempre quiere lo mejor para ti.

Amen a sus viejas, porque madre solo una.

Feliz día a todas las madres del mundo.

No hay comentarios