Compartir
Terremoto en Haití. Foto de archivo.

Caribbean Digital

Fuente: Almomento.net

PUERTO PRINCIPE, Haití.-Entre los escombros de un restaurante de Puerto Príncipe, queda al descubierto el cadáver de un hombre, boca abajo, con una camisa blanca resplandeciente como la cera al Sol.

Terremoto en Haití. Foto de archivo.

Un año después del terremoto que desquició Haití, todavía es posible hallar cadáveres entre los escombros, un indicio del lento avance de las obras de reconstrucción y lo que aún le queda a la nación haitiana para superar las secuelas del desastre que dejó la capital en ruinas y causó más de 230.000 muertos.

A poco de ocurrir el desastre el 12 de enero de 2010, voluntarios y centenares de grupos de ayuda acudieron con alimentos, agua y primeros auxilios que salvaron innumerables vidas. Empero, la reconstrucción ha quedado empequeñecida por la magnitud de la tragedia, la cuantía de la ayuda necesitada y la falta de liderazgo en Haití y el extranjero, así como la pobre coordinación de más de 10.000 organizaciones no gubernamentales.

El presidente René Preval no habló en público durante días tras la tragedia. Es considerado por la mayoría de los haitianos como un líder carente de efectividad, en el mejor de los casos, y muchos observadores le han criticado por no encabezar una reconstrucción coherente o adoptar las decisiones difíciles necesarias en la reconstrucción.

Preval y los funcionarios haitianos insisten que su gobierno era débil y sin los recursos apropiados, que luego quedó devastado y que nunca se recuperó del terremoto. Los ministerios están siendo reubicados, pero sin poder reemplazar a los numerosos funcionarios muertos en el sismo o el material perdido en la destrucción.

Los grupos activistas atribuyen gran parte de la debilidad del gobierno haitiano a la comunidad internacional, que no ha cumplido sus promesas de ayuda.

“La comunidad internacional no ha hecho lo suficiente para respaldar el buen gobierno y el liderazgo efectivo en Haití”, dijo la entidad de ayuda Oxfam en un informe reciente.

“Los organismos de ayuda siguen desestimando a las autoridades locales y nacionales en la distribución de ayuda, mientras los donantes no coordinan de acciones y consultan adecuadamente al pueblo haitiano”, agregó.

El representante de Haití en el Banco Interamericano de Desarrollo, Ericq Pierre, dijo en Washington que “el problema es que en determinado momento la comunidad internacional dio la impresión de que podría solucionar el problema con premura… Creo que se trató de un exceso de optimismo”.

Los mercados callejeros comenzaron a funcionar al poco tiempo del sismo y el tránsito rodado en Puerto Príncipe es peor que nunca.

No hay comentarios

Deja un comentario...