Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD./   Una úlcera es la pérdida de la continuidad de un tejido.  En este caso es producida en la mucosa –capa interna- del estómago o el duodeno, que es la primera porción del intestino delgado.  Es causada por la acción erosiva de los ácidos, en especial el ácido clorhídrico, sobre estos órganos.

Dr. Arcenio Estévez Medina. Archivo.

El estómago tiene sus mecanismo de control sobre el ácido que produce, cuando se pierde éste es que se desencadena la enfermedad.  En la actualidad se sabe que la mayoría de estas úlceras son causadas por la acción de una bacteria llamada Helicobacter pylori y por eso cuando se demuestra la presencia de la misma se procede a incluir antibióticos efectivos en contra de este microbio dentro del tratamiento.  Es la razón por la que el tratamiento de esta enfermedad ha cambiado tanto en las últimas décadas.

LAS CAUSAS DE LA ÚLCERA PÉPTICA.

La causa más importante de este mal es la presencia de la bacteria Helicobacter pylori en el tejido afectado, aunque no todo el que tiene ese microbio desarrolla úlcera, en un alto porcentaje de los que sufren de esta enfermedad se puede comprobar la existencia de la bacteria en el tejido afectado.  Algunos estudios plantean que la alimentación rica en grasa saturada, las frituras, la presencia de nitritos en la industria de la conservación, el exceso de sal, azúcar y condimentos, vuelven agresiva a determinadas cepas del microbio y lo convierten en dañino para la mucosa del estomago y el duodeno produciendo la enfermedad.  Es la razón por la que se hace la propuesta, rechazada por muchos expertos en la materia, de que se deben mantener las condiciones para que la bacteria no sufra cambios (mutaciones) y luego actúe desencadenando el mal.

El uso de medicamentos también ha sido asociado a este trastorno y en especial el consumo de ácido acetil salicílico (aspirina), tan de moda ahora que todo el mundo lo toma bajo el alegato de prevenir los infartos y los accidentes cerebro espinal (A. C. V.).  Sin embargo, un amplio segmento de las personas que sufren de estos problemas estaba tomando el medicamento y no se evitó pasar por esa situación.  Estamos de acuerdo, como lo hemos expresado otras veces, con el uso de ese fármaco, pero que sea con la estricta vigilancia del médico.  Bajo ningún alegato usted puede tomar por cuenta propia aspirina, siempre debe usarla con la autorización del facultativo aunque le parezca un producto fácil de conseguir y de utilizar.

No podemos olvidar la acción agresiva de la cafeína, no solo presente en el café, pues una gran cantidad de refrescos gaseosos contienen esta sustancia con el objetivo de crear adicción en el consumidor.   También se ha asociado al consumo de tabaco en cualquier forma a la producción de úlcera péptica.

Otros fármacos como el ibuprofeno, el naproxeno y numerosos antiinflamatorios no esteroides crean las condiciones para que se desarrolle una úlcera de estómago o duodeno.

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA ÚLCERA PÉPTICA.

Un síntoma importante es el dolor en la llamada “boca del estómago” (epigastrio), que aparece unas tres o cuatro horas después de haber ingerido alimentos y que mejora cuando se vuelve a comer.  Muchos individuos con la enfermedad presentan con frecuencia distensión abdominal (vientre inflado) dispepsia o digestión lenta, las personas dicen que los alimentos se les quedan estancados en el estómago.   También el hambre y la náusea son manifestaciones reportadas por los enfermos aquejados de úlcera de estómago.

¿COMO NOS ASEGURAMOS DE QUE ESTAMOS FRENTE A ESTA ENFERMEDAD?

Con la integración de la videoendoscopía (gastroduodenovideoendoscopía) hemos avanzado mucho en el diagnóstico y el tratamiento de este problema de salud.  Además de ver las imágenes en tiempo real tenemos la facilidad de tomar muestra (coger un poco del tejido afectado) para mandarla al patólogo, que es quien da el diagnóstico definitivo.  Esto es muy importante porque el resultado de ese estudio nos va a orientar sobre cuál es el tratamiento que vamos a aplicar.

MANEJO.

Si hay Helicobacter pylori, es necesaria la utilización de antibióticos efectivos contra esta bacteria.  La mayoría de los esquemas proponen el empleo de antimicrobianos que combinan de manera diferente fármacos como la claritromicina, amoxicilina, tetraciclina, metronidazol y agregan un inhibidor de la bomba de protones seleccionando uno entre el omeprazol, lansoprasol o esomeprazol de acuerdo al criterio del médico.  Nosotros preferimos el último. Algunos usan también las sales de bismuto para lograr mejores resultados.

Si no tenemos a esta bacteria no hay necesidad de recomendar antibióticos y se maneja el problema con inhibidores de la bomba de protones combinado con un protector de la mucosa afectada, llamado sucralfato, en cualquiera de sus presentaciones comerciales.

En algunos casos hay complicaciones como la perforación o el sangrado que no responden a tratamiento conservador y hay que someter al enfermo a cirugía, pero esta situación se presenta pocas veces.

Aunque la dieta casi no se toma en cuenta en el tratamiento de las úlceras pépticas producidas por Helicobacter pylori, nosotros compartimos que en todo caso donde haya esta enfermedad se eviten los alimentos muy condimentados, los picantes y los irritantes para cualquier segmento de las vías digestiva.

e-heigh�#om�/�ns: 2; text-indent: 0px; text-transform: none; white-space: normal; widows: 2; word-spacing: 0px; -webkit-text-size-adjust: auto; -webkit-text-stroke-width: 0px; background-color: white; margin: 0cm 0cm 16.2pt; text-align: justify; background-position: initial initial; background-repeat: initial initial; “>   El uso de medicamentos también ha sido asociado a este trastorno y en especial el consumo de ácido acetil salicílico (aspirina), tan de moda ahora que todo el mundo lo toma bajo el alegato de prevenir los infartos y los accidentes cerebro espinal (A. C. V.).  Sin embargo, un amplio segmento de las personas que sufren de estos problemas estaba tomando el medicamento y no se evitó pasar por esa situación.  Estamos de acuerdo, como lo hemos expresado otras veces, con el uso de ese fármaco, pero que sea con la estricta vigilancia del médico.  Bajo ningún alegato usted puede tomar por cuenta propia aspirina, siempre debe usarla con la autorización del facultativo aunque le parezca un producto fácil de conseguir y de utilizar.

 

   No podemos olvidar la acción agresiva de la cafeína, no solo presente en el café, pues una gran cantidad de refrescos gaseosos contienen esta sustancia con el objetivo de crear adicción en el consumidor.   También se ha asociado al consumo de tabaco en cualquier forma a la producción de úlcera péptica.

   Otros fármacos como el ibuprofeno, el naproxeno y numerosos antiinflamatorios no esteroides crean las condiciones para que se desarrolle una úlcera de estómago o duodeno.     

SIGNOS Y SÍNTOMAS DE LA ÚLCERA PÉPTICA.

   Un síntoma importante es el dolor en la llamada “boca del estómago” (epigastrio), que aparece unas tres o cuatro horas después de haber ingerido alimentos y que mejora cuando se vuelve a comer.  Muchos individuos con la enfermedad presentan con frecuencia distensión abdominal (vientre inflado) dispepsia o digestión lenta, las personas dicen que los alimentos se les quedan estancados en el estómago.   También el hambre y la náusea son manifestaciones reportadas por los enfermos aquejados de úlcera de estómago. 

¿COMO NOS ASEGURAMOS DE QUE ESTAMOS FRENTE A ESTA ENFERMEDAD?

   Con la integración de la videoendoscopía (gastroduodenovideoendoscopía) hemos avanzado mucho en el diagnóstico y el tratamiento de este problema de salud.  Además de ver las imágenes en tiempo real tenemos la facilidad de tomar muestra (coger un poco del tejido afectado) para mandarla al patólogo, que es quien da el diagnóstico definitivo.  Esto es muy importante porque el resultado de ese estudio nos va a orientar sobre cuál es el tratamiento que vamos a aplicar.    

MANEJO.

   Si hay Helicobacter pylori, es necesaria la utilización de antibióticos efectivos contra esta bacteria.  La mayoría de los esquemas proponen el empleo de antimicrobianos que combinan de manera diferente fármacos como la claritromicina, amoxicilina, tetraciclina, metronidazol y agregan un inhibidor de la bomba de protones seleccionando uno entre el omeprazol, lansoprasol o esomeprazol de acuerdo al criterio del médico.  Nosotros preferimos el último. Algunos usan también las sales de bismuto para lograr mejores resultados.

   Si no tenemos a esta bacteria no hay necesidad de recomendar antibióticos y se maneja el problema con inhibidores de la bomba de protones combinado con un protector de la mucosa afectada, llamado sucralfato, en cualquiera de sus presentaciones comerciales.

   En algunos casos hay complicaciones como la perforación o el sangrado que no responden a tratamiento conservador y hay que someter al enfermo a cirugía, pero esta situación se presenta pocas veces.    

   Aunque la dieta casi no se toma en cuenta en el tratamiento de las úlceras pépticas producidas por Helicobacter pylori, nosotros compartimos que en todo caso donde haya esta enfermedad se eviten los alimentos muy condimentados, los picantes y los irritantes para cualquier segmento de las vías digestiva.  

No hay comentarios

Deja un comentario...