Compartir
Archivo

Caribbean Digital

Cockburn Town,  (PL).- El primer ministro de Islas Turcas y Caicos, Rufus Ewing, instó al gobierno de Haití frenar la ola de emigración ilegal que en su más reciente incidente provocó la muerte a 18 nacionales de esa nación caribeña.

Archivo
Archivo

Haití debe hacer mayores esfuerzos “para disuadir a la población haitiana de arriesgar la vida en un intento por entrar en nuestras fronteras de forma ilegal”, dijo Ewing citado este martes por medios locales.

El 25 de diciembre último, 18 haitianos murieron en aguas de islas Turcas y Caicos después de que un bote de vela que transportaba más de 50 personas zozobrara cuando era remolcado a puerto.

Tal hecho es el más reciente de una serie de accidentes trágicos que afectaron a los inmigrantes haitianos en la región.

En noviembre pasado, unos 30 haitianos se ahogaron cuando su barco encalló y se hundió frente a la costa de las Bahamas.

Aunque en agosto pasado ambos territorios celebraron conversaciones de alto nivel en Puerto Príncipe, aún se mantiene la disputa sobre el tema.

Ewing por su parte, aseguró que su administración está en total disposición de trabajar de forma conjunta con Haití para evitar esas tragedias.

Cada año, decenas de haitianos mueren en incidentes similares al aventurarse a este tipo de travesías con el objetivo de alcanzar las costas de otros países latinoamericanos y caribeños, situación que se acrecentó tras el devastador terremoto de 2010.

No hay comentarios