Compartir
La Vicepresidente de la República, doctora Margarita Cedeño de Fernández.

Caribbean Digital

 

 

SANTIAGO, República Dominicana.- Como si fuera una ciudadana extranjera, ajena a los problemas que padece el país, la Vicepresidente de la República, doctora Margarita Cedeño de Fernández, se destapa con mostrar preocupación por el desempleo que afecta a los dominicanos, después de ocho años como funcionaria y Primera Dama.

La Vicepresidente de la República, doctora Margarita Cedeño de Fernández.
La Vicepresidente de la República, doctora Margarita Cedeño de Fernández.

Margarita, una dama que encanta por su figura sobria, recorrió el mundo con su esposo, el expresidente Leonel Fernández, comprando sombreros y carteras costosísimas y vistiendo como una monarca,   se paseaba por el país durante la campaña electoral, pero ahora es que se da cuenta de la falta de empleos.

Al encabezar esta semana en Santiago el acto de graduación de 1,653 personas de la región Norcentral, en el programa Progresando con Solidaridad, la Vicepresidente expresó preocupación en Santiago por la alta tasa de desempleo en el país, especialmente en un sector tan importante como la juventud.

Informó que de acuerdo a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Banco Central, se establece que la tasa de desempleo alcanza un 14.7% de la población dominicana, pero que su mayor preocupación es que la desocupación en la juventud llega a un 30%.

Dijo que esos datos replantea el reto de crear y de fomentar oportunidades laborales para que los jóvenes ocupen su tiempo en actividades formativas, educativas y laborales, que los aparten de los vicios.

La Vicepresidente de la República, que tenía mas poder cuando fue Primera Dama, por su fanfarria de seguridad, asistentes personales y protocolares,  vio empañada su imagen pública cuando un comunicador de Santiago, Marcos Martínez, la acusó de poseer una cuenta millonaria en un banco europeo.

Margarita sometió a la justicia al comunicador social por considerar la denuncia como una difamación.

No hay comentarios