Compartir

Por Santiago Dolciné

SANTIAGO.- Con el firme propósito de hacer una contribución efectiva al desarrollo de la niñez y hacer sus aportes sociales vía la actividad deportiva la escuela de baloncesto Miguelito Suárez realiza una labor sin desperdicios en el sector del Ensueño.

Decenas de niños y jóvenes del sector y zonas aledañas al Ensueño entrenan cada día en diferentes horarios, también se les ofrece charlas, clínicas así como donativos poniendo en primer plano los estudios y las buenas costumbres.

“Es un sueño hecho realidad poder trabajar de cerca con tantos niños del sector, hacer nuestro aporte a su desarrollo tendiendo el baloncesto como punta de lanza más en estos tiempos en que existe un amplio deterioro social”, dijo Homero Suarez, quien dirige el proyecto.

El programa funciona en la remozada cancha del club Deportivo y Cultural el Ensueño (Cluden), el nombre de la escuela es en honor al fallecido ex jugador de baloncesto superior con Plaza Valerio, Miguel Suarez, también de los fundadores de lo que se conoce como Maxi-baloncesto en el país.

“Mi hermano fue un deportista a tiempo completo de él heredé el amor por el baloncesto disciplina que practiqué y aún siento pasión ella, de ahí que he decidido darle forma y continuidad al proyecto”, agregó el profesional de la Informática.

Homero informó que, la escuela Miguelito Suarez tiene en carpeta una serie de actividades en lo que resta del año que vendrán en beneficio de los niños y jóvenes que integran el programa en el Cluden.

No hay comentarios