Compartir
El PLD, PRD y PRSC. Archivo.

Por Nelson Peralta

Especial/Caribbean Digital

PRD, PLD y PRSC parecen afectados por caudillismo y poca renovación.

SANTIAGO, RD.– La relación organizativa del sistema partidario de la República Dominicana atraviesa por una situación  preocupante, porque aunque la crisis más profunda la tiene el PRD, el partido morado no ha salido bien de su proceso eleccionario y el partido reformista vive una lucha por el control interno a  definirse el próximo 26 de enero.

El PLD, PRD y PRSC. Archivo.
El PLD, PRD y PRSC. Archivo.

No hay dudas de que el caudillismo y el poco renovarse que es el estimo de los partidos políticos dominicanos lo conduce al caos interno.

Es esa la razón que un partido organizado y con un estilo de autoridad un poco dictatorial haya caído en denuncias de fraudo un proceso sencillo para elegir 178 personas para el Comité Central.

En las elecciones del pasado domingo, parece ser que la tendencia de Danilo Media ha salido fortalecida con la mayoría de los ganadores del proceso para el Comité Central

El sistema de medidas de obsolescencia como se maneja el PLD, el PRSC y el PRD, lleva a los partidos a momentos preocupantes, lo que puede degenerar en situaciones que den al traste con un fenómeno a lo estilo Chávez en Venezuela, Bucarán en Ecuador, Lobo en Honduras y Piñeira en Panamá.

En cuanto al PRD, la situación marcha de mal en peor, porque aunque se develo un préstamo que hizo Miguel Vargas al Banco de Reservas, la denuncia no ayuda nada a la crisis, por el contrario la complica.

A partir de ahora se podrá observar que se ahondara la crisis porque se puede esperar la venganza de Vargas contra el sector de Hipólito. No se vislumbra solución.

Y el Partido Reformista, pretende escoger su presidente, secretario general, organización y otros cargos el próximo 26 de enero, pero se desconoce que pasara ese día

La falta de institucionalidad del PRSC, no asegura la celebración  de la asamblea. Y es probable que el método de elección de los nuevos dirigentes empañe el desarrollo del proceso. No hay voluntad de respetar la institucionalidad.

No hay comentarios