Compartir
El cónsul Félix Antonio Martínez junto a oficiales electos de Nueva York en la Parada Dominicana de El Bronx, luego de iniciarse la misma.

ADALBERTO DOMINGUEZ

Especial/Caribbean Digital

NUEVA YORK.-El cónsul general de la República Dominicana en el estado de Nueva York, Félix Antonio Martínez, encabezó junto a funcionarios electos el corte de la cinta que dejó iniciada la “Parada Dominicana”  de El Bronx, y sugirió que los desfiles sean aprovechados para promover la cultura, los valores patrios y la dominicanidad en el exterior.

El cónsul Félix Antonio Martínez junto a oficiales electos de Nueva York en la Parada Dominicana de El Bronx, luego de iniciarse la misma.
El cónsul Félix Antonio Martínez junto a oficiales electos de Nueva York en la Parada Dominicana de El Bronx, luego de iniciarse la misma.

En la actividad desfilaron agrupaciones culturales, deportivas, religiosas y musicales, exponiéndose la identidad cultural dominicana, y deleitando a su paso a miles de espectadores que se colocaron a lo largo de la avenida Grand Concourse.

Entre las más de 100 carrozas, se destaca la del consulado, la cual estaba precedida por una gigantesca bandera de la nación dominicana, y desde la misma se escuchaba la música de Joel Cruz y su orquesta, además de que iban varias reinas del desfile y una joven haciendo el rol de “marchanta”, una tradicional figura de la cotidianidad dominicana.

La “parada” se inició a las 1:35 de la tarde y partió desde la intersección de la avenida Grand Concourse y la calle 176, luego del corte de la cinta en cuya ceremonia participaron, además de Martínez; Rubén Díaz Jr., presidente de El Bronx; la presidenta del Concejo Municipal de Nueva York, Christine Quinn; el senador Adriano Espaillat, el concejal Ydanis Rodríguez; y Felipe Febles y Rosa Ayala, respectivos presidente y vicepresidenta de la Gran Parada Dominicana de El Bronx, Inc.

La primera carroza en desfilar fue la de la legación consular dominicana y delante de la misma caminaba, saludando a miles de personas que se estaban detrás de barras de acero colocadas por la Policía como parte de la preservación del orden, se desplazaba el cónsul Martínez acompañado por su esposa Claribel Francisco de Martínez y sus hijos Ronniel, Roilan y Cristal; varios vicecónsules, funcionarios departamentales y empleados que agitaban la bandera dominicana en pequeñas astas de mano.

El cónsul Martínez destacó la importancia de que se esparza la cultura dominicana a través de eventos como los desfiles, no solo entre los dominicanos que viven fuera de la patria, sino entre otros hispanos y miembros de otras razas.

“Yo creo que debemos enfocarnos en aprovechar estos eventos que se dan bastante grandes y que congregan a un gran número de dominicanos para que sirvan de vehículos para promover nuestra cultura, los valores patrios y la dominicanidad”, precisó.

Añadió el funcionario consular que, además, “esas actividades deben servir de fuentes de orientación y de información para la comunidad dominicana, para decirles a los dominicanos que tenemos que estar unidos y que para ganar espacio tenemos que estar juntos”.

“Es un medio que debe ser aprovechado, también, para que otras sociedades conozcan lo que es la República Dominicana, su cultura, desde las paradas, festivales o desfiles, es decir, que sean un espejo de las cosas buenas que tenemos los dominicanos”, subrayó.

Desde una improvisada tarima colocada a varias cuadras desde donde partió el desfile, Martínez dijo que la ligera lluvia que caía “no es más que una bendición de Dios para alegrar más el ambiente y un estímulo para que las personas estén gritando y bailando más que nunca, celebrando la dominicanidad la víspera de un nuevo aniversario de la Restauración de la República.”

Martínez resaltó, además, que la “Parada” se le dedicara a la educación, ya que El Bronx, condado que se ha convertido en el mayor poblado por dominicanos en la urbe neoyorquina, cuenta con una gran población de niños, adolescentes y jóvenes que cursan estudios en distintos niveles educativos, sobresaliendo muchos de ellos por sus excelentes calificaciones.

De su lado, Febles y Ayala reconocieron la participación del Consulado General de la República Dominicana en el Estado de Nueva York en el evento, en el que las agrupaciones folclóricas y carnavalescas contagiaron de alegría a miles de dominicanos que se confundían entre miembros de otras razas que también querían disfrutar del colorido de los disfraces de lechones de Santiago y La Vega, entre otras tantas atracciones culturales.

El presidente de la Parada Dominicana de El Bronx, Inc., entidad organizadora de la actividad, dijo que el cónsul Martínez “ está haciendo un trabajo como deben hacerlo los cónsules” y “está al lado de la comunidad con una buena representación”.

Añadió que hay varios padrinos y mariscales que participaron en la “Parada”, entre ellos el cónsul Martínez, quien fue padrino internacional.

Entre otros artistas, desfilaron Milly Quezada, José Alberto (El Canario), “El Prodigio”, Gisel Tavera, “Trujillo El Fuerte”, Ravel, Orquesta Joven y La Nueva Escuela.

Presentadores de televisión y productores de programas de radio, entre otras figuras públicas, como Frederick Martínez (El Pachá) y Janeiro Matos, ambos locutores, animaban al público desde las carrozas en las que desfilaron.

El escenario sirvió para informar a través de una promoción colocada en la carroza del consulado sobre la Ventanilla de Salud, a través de la cual esa dependencia estatal sirve de facilitadora a dominicanos que requieren de atención médica, por medio de una red de varios hospitales y médicos.

También se promocionó el Plan de Alfabetización “Quisqueya Aprende Contigo” lanzado por el Gobierno dominicano en el país y recientemente en Nueva York por medio de la sede consular localizada en el 1501 de la avenida Broadway, entre las calles 43 y 44, en Manhattan.

No hay comentarios

Deja un comentario...