Compartir
Andy García.

Caribbean Digital

LOS ÁNGELES.AFP. Dando un par de caladas a un puro y con una copa de vino blanco en la mano, sentado de piernas cruzadas en la blanca terraza de un hotel en Beverly Hills, el cubano-estadounidense Andy García dice que el rol estereotipado del actor latino “no tiene nada que ver” con su arte.

Andy García.

“Yo no me identifico como un actor latino. Nunca. Jamás. Yo soy actor. Específicamente, soy cubano. Pero eso no tiene nada que ver con mi arte”, asegura García, de 56 años, quien  en los años 1990 fue uno de los galanes (latinos) favoritos de las veinteañeras estadounidenses.

Nacido en La Habana y criado en Miami desde que tenía cinco años, García, conocido  por “El Padrino 3” (1991), “Los Intocables” (1987) y la taquillera saga de “Ocean’s…” (La gran estafa, 2001, 2004 y 2008), aclara que su origen es parte de su “sensibilidad como persona”.

Pero no por eso se considera un actor latino, “no me especializo en eso ni estoy entrenado para hacer papeles hispanos ni latinos. No creo en eso. Aquí nada más hay actores y actrices”, dijo a AFP el artista, quien está promocionando su último filme, “For greater glory”, que se estrena el viernes.

Según García, es la propia industria la que busca clasificar a los actores. “Pero no nos clasifican a todos, nada más clasifican a algunos (…) Es una lucha y yo no me apunto para eso”, insiste el actor nominado al Oscar hace dos décadas por su papel de Vincent Mancini en “El Padrino 3”, la tercera y última entrega de la obra maestra de Francis Ford Coppola.

Trabajar en esa película, que la crítica considera la más blanda de las trilogía, fue para él “un sueño hecho realidad”.

La primera entrega de la saga de “El Padrino”, en 1972, “fue la película que me motivó a mí a comprometerme a una vida como cineasta y como actor”, recordó García, quien decidió tomar clases de actuación tras ver la cinta con Al Pacino y Marlon Brando, ganadora de tres  Oscar.

Pero reconoce que la película en la que le tocó participar no se sostiene por sí sola, sino a modo de epílogo de las otras dos.

Su nueva película. Vestido con un saco beige de lino sobre una camisa celeste y con un pañuelo a juego en el bolsillo, García habla también de “For greater glory” (Cristiada), un drama histórico ambientado en la Guerra de los Cristeros que asoló México entre 1926 y 1929, dejando decenas de miles de muertos.

La película, que ya se estrenó con éxito de taquilla en abril en México, pone en escena al presidente Plutarco Elías Calles (Rubén Blades), quien proscribe las prácticas religiosas en el país, y a Enrique Gorostieta Velarde (García), un laico que lidera una rebelión en defensa de la libertad de culto.

Con la participación de Eva Longoria y el británico Peter O’Toole, quien interpreta a un entrañable sacerdote, la cinta muestra escenas de matanzas, degollamientos y torturas con especial crudeza.

Sobre el filme Andy García asegura: “Está cerca de mi propia historia como exiliado”.

No hay comentarios