Compartir
Olivo De León, presidente del CDP. Archivo.

Caribbean Digital

 

SANTO DOMINGO./El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) calificó de intimidatorio, abusivo y deplorable el sometimiento a la justicia de los periodistas Robert Vargas y Genry García por parte de la empresa multinacional Gildan Activewear Dominican Republic Textile Company Inc.

Olivo De León, secretario general del SNTP. Archivo.

Olivo De León, secretario general del gremio, consideró que la acción de la empresa es un esfuerzo por evitar que los portales Ciuadadoriental.org y Vigilanteinformativo.com, que dirigen los referidos periodistas, continúen publicando informaciones de esa institución.

“Está claro que la Gildan lo que busca es callar las voces de estos dos destacados periodistas que han hecho de sus medios un canal de expresión de las comunidades donde está instalada la empresa y a quienes les afectan sus operaciones”, expresó, de acuerdo a una nota que publica El Nacional.

Afirmó que no contenta con entregar sendos actos de intimación a los dos periodistas,  con presiones y amenazas de someterlos a la justicia por presunta difamación en su contra, la empresa materializó sus amenazas y se querelló en su contra.

Consideró que al ver que su estrategia de amedrentamiento no le dio resultado, la Gildan pasó a la vía de hecho y decidió acudir a los tribunales contra Vargas y García.

Deploró las acciones de la multinacional en este sentido, que primero recurrió a acusar a los dos comunicadores sociales por presunta difamación e injuria y violación a la ley 6132 sobre Expresión  y Difusión del Pensamiento, y ahora recurrió a la ley 53-07 sobre Delitos de Alta Tecnología.

Aseguró que los ejecutivos y abogados de la empresa se equivocan en uno y otro caso, ya que ni Vargas, ni García han violentado ninguna ley, ni difamado a nadie, sólo se han limitado a recibir las denuncias de los vecinos del municipio de Guerra y sus comunidades cercanas y que padecen los presuntos perjuicios provocados por la Gildan.

El secretario general del SNTP recordó que el periodista no puede negar el acceso de la gente a sus medios, ni rebelarse contra su misión de buscar, investigar, recibir y difundir información de todo tipo, por cualquier medio, canal o vía, según se establece en el artículo 49 de la Constitución.

Olivo De León sostuvo que con el propósito de silenciar a Robert Vargas y Genry García, la multinacional, que tiene una zona franca en Guerra, apoderó un equipo de abogados que formuló un grueso expediente para tratar de meterlos preso y hacerles pagar lo que no tienen.

Agregó que esto así porque la acusación que les formulan implica penas de tres meses a un año de prisión y al pago de cinco a 500 salarios  mínimos.

Sostuvo que la multinacional recurrió a esta ofensiva judicial para tratar de lograr que Ciudadoriental.org y Vigilanteinformativo.com dejen de dar cobertura a las denuncias de  contaminación ambiental, el corte de árboles en una finca del padre de un corresponsal del portal de Vargas, entre otras.

El secretario general del SNTP dijo que la mayoría de las informaciones publicadas en estos medios han sido sustentadas en vídeos, fotos y testimonios de parte de los afectados.

Olivo De León afirmó que la información que la Gildan toma como base para querellarse contra los periodistas es la relativa al atentado contra Diego Torres, corresponsal de Ciudadoriental en Guerra, de  la cual se queja que la  difama.

Sugirió a los ejecutivos y abogados de la empresa extranjera que dejen de recurrir a este tipo de mecanismo contra periodistas para evitar la publicación de informaciones que  no les favorecen, ya que con ello lo que logran es todo lo contrario, la difusión de numerosas informaciones de este tipo.

No hay comentarios

Deja un comentario...