Compartir
Ingeniero Silvio Durán, director general de Coraasan, durante el acto de reconocimiento a estudiantes meritorios.

José Alfredo Espinal

SANTIAGO.- El director general de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de Santiago (Coraasan) ingeniero Silvio Durán, reveló que en esta ciudad hay ciudadanos que usan el agua potable para los sembradíos agrícolas y lavar automóviles de manera clandestina.

Durán sostuvo que el dispendio de agua potable para otros fines  y la falta de pago de muchos de los usuarios provocan que haya déficit en algunos sectores.

“Realmente cuando las cosas no se pagan no se valoran y se derrocha. Santiago tiene capacidad instalada de agua para darle a cada santiaguero de tres barricas de agua diario, pero no puede porque se desperdicia mucha agua lavando carro, en conucos y mojando los jardines”, afirmó.

El funcionario habló en ese sentido en el acto de reconocimiento de estudiantes meritorios, hijos de empleados de Coraasan, celebrado en el Colegio de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores, regional Norte (Codia).

“Decirles que nuestro planeta tierra tiene una gran crisis global de agua y saneamiento y si tiene una gran crisis eso puede afectar grandemente el desarrollo profesional, cultural y educativo de los pueblos”, expresó.

El ingeniero Silvio Durán exhortó a los estudiantes a crear conciencia del agua, ahorrando, pagándola y darle la importancia que se merece por el bienestar de la humanidad.

Dijo que la mayoría de enfermedades son provocadas por problemas por la falta de agua o el consumo de agua con baja calidad. Manifestó que la mitad de las camas en los hospitales están ocupadas por personas que han tenido problemas por el agua contaminada.

Asimismo, informó que las muertes de niños por diarrea es por la contaminación y la falta de saneamiento. “Coraasan está comprometida con el pueblo y lucha para disminuir la pobreza, si no hay agua hay pobreza y si hay pobreza hay enfermedades”, expresó.

También, el director general de Coraasan abogó porque en el país se eliminen las letrinas y los pozos sépticos, ya que estos generan enfermedades.

“Decirles que vivimos en un plantea con una población de 7 mil millones de habitantes, 1,300 millones no tienen acceso al agua, específicamente los más pobres y 2,400 millones no tienen acceso a saneamiento. El 50 por ciento de la población mundial tiene problemas”, señaló el funcionario.

No hay comentarios