Carlos Adames
Por Domingo Hernández
  El púgil dominicano, Carlos Adames, sigue en plano ascendente. El pasado sábado, se apuntó otra importante victoria en su joven carrera como boxeador profesional.
                      La víctima lo fue el también nóvel pugilista norteamericano, Joshua Conley y el escenario, la localidad de Omaha, Nebraska.
                      Adames noqueó en el segundo asalto a Conley, en una de las peleas preliminares de la velada que protaonizó el ídolo local, el estadounidense Terrence Crawford, actual monarca mundial de los welters versión Organización Mundial de Boxeo –OMB- frente a su compatriota de ascendencia mexicana José Benavides Jr.
                      Apodado “El Caballo Bronco”, el criollo volvió a hacer gala de su agresividad, determinación y potencia y concluyó más temprano de lo esperado su pelea ante Conley, quien relativamente no fue rival para el nativo.
                      El triunfo le valió la conquista del título norteamericano de los medianos junior -154 libras-, la extensión de su invicto ahora a 15-0, con 12 nocauts y probablemente su ascenso en las clasificaciones mundiales.
                      Fue la segunda victoria de Adames bajo contrato con el afamado e influyente promotor norteamericano Bob Arum. Previamente, en mayo pasado, había derrotado por decisión al mexicano Carlos Barrera, en duelo celebrado en el Madison Square Garden, de Nueva York.
                      Con apenas 24 años de edad, Adames con Arum como padrino, promete dar a la República Dominicana agradables e importantes triunfos, incluso, en un futuro no muy lejano la conquista de un campeonato mundial, siempre que lo sigan llevando con el acierto que lo han llevado hasta ahora. En su caso, podría ser cuestión de tiempo su llegada a la cúspide, no obstante a que se desenvuelve en una división altamente competitiva en la escena boxística internacional. No lo pierdan de vista.
Firme…
                      A propósito de Terrence Crawford, considerado hoy día uno de los mejores boxeadores libra por libra, es prudente decir que en la misma función, noqueó espectacularmente en 12 asaltos a José Benavides Jr.
                      Fue un combate bastante movido, en el que Crawford, por el talento.la estatura y el alcance de Benavides, confrontó algunos problemas para imponer su acostumbrado ritmo de combate y ser dominante.
                      Sin embargo, en el asalto número 12, logró prender con una derecha devastadora en uppercut a Benavides para enviarlo a la lona, quien posteriormente se levantó, pero Crawford lo remató con varias derechas consecutivas, lo que obligó al referí a detener la contienda y dar el triunfo por nocaut técnico al campeón cuando ya se acercaba el final del asalto y de la pelea.
                      De todas formas, Crawford, al momento del desenlace, ganaba claramente la contienda, ante un Benavides que, pese a su calidad, dejó mucho que desear como retador, pues fue muy conservador y en buena parte del trayecto se mantuvo haciendo payasadas bajando la guardia  sin tirar un golpe, lo que aprovechó Crawford para atacar e ir sumando puntos.
                      Para Benavides, quien viene de una familia de boxeadores (su padre fue boxeador e incluso,su hermano David Benavides fue campeón del mundo  en los supermedios), fue su primer revés en 28 salidas, con 27 triunfos y 18 nocauts.
                      Fue la primera defensa para Crawford de su tercer campeonato mundial en pesos diferentes (ya reinó en los ligeros y en los welters junior), y su victoria número 34, sin derrotas, con 27 nocauts.
                      Crauford se consolida y acaba de dar un paso más en su camino a lograr peleas más lucrativas en las 147 libras. Su prestigio como figura de primer orden, va en franco crecimiento. PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:El italiano Gianfranco Rosi, quien reinó de 1989-1994 en los medianos junior -154 libras- tiene el récord de más defensas del título en esa división con un total de 12 de manera exitosas. !Suena la campana! !Climmp!.

Deja un comentario...