Compartir

Hansel Núñez

[email protected]

Especial/Caribbean Digital

Monción, Santiago Rodríguez./ Con un dolor desgarrante y como si se tratara de hijos de todos, fueron traídos los restos de los hermanos Porfirio y Lina Mercedes Núñez de 50 y 49 años, y de las esposa del primero Carmen Sánchez de Núñez de 42 años, al municipio de Monciòn, provincia Santiago Rodríguez.

Los dominicanos fueron asaltados y asesinados el pasado siete de septiembre cerca de las ocho de la noche por dos afroamericanos en Filadelfia, Estados Unidos.

Los cadáveres fueron traídos al medio día de ayer por el Aeropuerto Cibao y de inmediato trasladados a su comunidad natal, donde fueron recibidos por cientos de personas que mientras el féretro pasaba, lanzaban flores, y lloraban desconsoladamente.

La hija mayor de dos hijas y un hijo del matrimonio de Núñez y Carmen Sánchez, fue testigo ocular del hecho brutal, quien al momento del asesinato se encontraba dentro de La bodega Lorena Grocery, lugar donde ocurrió el hecho. La madre de Porfirio Núñez, quien también vive en Filadelfia, llegó al lugar una hora después exclamando: “Mataron a mi hijo el mismo día de su cumpleaños”.

“Yo me levanto a las seis de la mañana, abrimos a las siete y cerramos a las nueve de la noche todos los días” dijo Manuel Torres, dueño de bodega desde hace 31 años. Manuel afirmó que la vida de un bodeguero es dura mientras despedía los restos de sus compatriotas y colegas.

El alcalde José Espinal  decretó tres días de luto Por tratarse de personas honorables y muy queridas en el municipio. Los restos fueron sepultados hoy a las 10:00 de la mañana en el Cementerio Municipal.

No hay comentarios

Deja un comentario...