Compartir
Pleno del Tribunal Constitucional que preside el magistrado Milton Ray Guevara. Archivo

Redacción/Caribbean Digital

El Cardenal López Rodríguez ha expresado su respaldo a la decisión del tribunal, pero los sacerdotes la rechazan.

SANTIAGO, RD.– Mientras un grupo de 50 sacerdotes y religiosos de la Iglesia Católica manifestó su rechazo contra la decisión del Tribunal Constitucional, por entender que viola la Constitución de la República, el príncipe de ese clero en el país, el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, dijo que nadie está por encima de la decisión de ese tribunal.

Pleno del Tribunal Constitucional que preside el magistrado Milton Ray Guevara. Archivo
Pleno del Tribunal Constitucional que preside el magistrado Milton Ray Guevara. Archivo

Según publica este viernes el periódico El Caribe, el cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez ha expresado que ni siquiera la Iglesia Católica está por encima de las decisiones del Tribunal Constitucional.

Dijo que desde que este tribunal emitió la sentencia que establece un precedente para regular la inmigración irregular en República Dominicana hay mucha gente opinando sin ni siquiera haberla leído.

Fue en este contexto que López Rodríguez dijo que “por encima del Tribunal Constitucional dominicano no hay nadie.

“Aunque sea aquí (dentro de la iglesia). Esos (los curas) también que digan lo que ellos quieran. Nadie está por encima del Tribunal Constitucional. Nadie. Ni la iglesia católica”, puntualizó López Rodríguez.

Recientemente, el grupo de 50 sacerdotes, mediante una declaración pública, afirmaron que la sentencia arrebata la nacionalidad a cuatro generaciones de personas que durante 8 décadas fueron registradas como dominicanos.

Los consagrados advierten que la medida fomenta actitudes de racismo e incide de forma negativa en el bienestar psicosocial y económico de los indocumentados.

Religiosos de diferentes provincias del país se trasladaron al Convento de los Dominicos en la Zona Colonial para reclaman de justicia social. Confían en una salida humana para los afectados.

Los representantes de la Iglesia Católica se declaran en defensa de los derechos de los indocumentados afectados por la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, que establece “No son dominicanos los hijos de ilegales en el país”.

No hay comentarios

Deja un comentario...