Compartir
Los reformistas Amable Aristy Castro y Héctor Rodríguez Pimentel. Archivo.

POR RAMON MARTINEZ
[email protected]

Las acciones contra Aristi Castro y Rodríguez Pimentel, es una respuesta contundente por estos no haber apoyado el candidato oficialísta, Punto.  Estas acusaciones aunque lo “requeteniegue” el director de Prevención de la Corrupción Administrativa (DPCA), Hotoniel Bonilla, estan envuelta en el resentimiento político, y es una venganza partidaria.

NUEVA YORK.-  Lo nauseabundo del ambiente político dominicano  es que la mayoría de sus malos actores sólo enarbolan una lucha contra la corrupción  cuando el “señalado’ no  pertenece al partido, no apoya al presidente, sus caprichos  o el de su entorno.  Por eso hoy, muchos lamentan que el departamento de prevención de la corrupcción que en este momento está tras las cabezas de Amable Aristy Castro y Héctor Rodríguez Pimentel, sea un organísmo para pagar cheques a Hotoniel Bonilla  y sus canchanchanes del oficialísmo.

Los reformistas Amable Aristy Castro y Héctor Rodríguez Pimentel. Archivo.

Es cierto, muchos en el país estan de acuerdo que Amable Arisity Castro y Héctor Rodríguez Pimentel, no debieran estar acusados de promover el aprovechamiento de los  recursos estatales, y otras ilícitas acciones, síno que debieran estar tras las rejas, como gran parte de los reos que purgan condenas y punto.

Al igual que otros, estos dos personajes, – que nacen de las entrañas del Partido Reformísta Social Cristiano, discípulos de uno de los presidentes que está en el grupo de los que más ha permitido la sustracción del dinero públicos,-  deben recibir una drástica sanción del imperio de la Ley, no de los caprichos de ciertos personajes que hoy se creen dueños de Dominicana y que al igual que estos dos ex funcionarios se han hecho ricos de la noche a la mañana.

Es probable que estos ex reformístas, tengan muchas manchas oscuras en su historial político que los pueden llevar a  una lugubre celda donde jamás pueda entrar la claridad que envía el astro rey, pero aunque se quiera decir otra cosa la acción que proviene desde el departamento que encabeza Hotoniel Bonilla, no tienen visos de  imparcialidad y deseos reales de sancionar los que han dado mal uso a los recursos económicos que paga toda la sociedad.

Todo está claro, las acciones contra Aristy Castro y Rodríguez Pimentel, es una respuesta contundente por no haber apoyado el candidato oficialísta, Punto.

Estas acusaciones aunque lo requeteniegue el director de Prevención de la Corrupción Administrativa (DPCA), Hotoniel Bonilla,  estan envuelta en el resentimiento político, y es una  venganza partidaria o personal.

Es más, una gran cantidad de ciudadanos creen que si ellos estuvieran apoyando el continuísmo del partido hoy en el poder, el voluminoso expediente que se ha elaborado contra estos dos personajes reformístas, -que en su momento de incidencia política sirvieron al partido hoy en el gobierno-, tuviera tirado en el más nauseabundo de los  zafacones.

Todo el mundo sabe lo que hizo Amable Aristy Castro, en el antro de corrupción que es la Liga Municipal Dominicana, y de cuyas acciones se beneficiaron en su momento los síndicos y otros representantes del Partido de la Liberación Dominicana, el Revolucionario Dominicano y el Reformista Social Cristiano.

Igualmente medio país, conoce lo que con la anuencia de las altas esferas, hizo Héctor Rodriguez Pimentel, en el Instituto Agrario Dominicano, y  en el Intituto Nacional de Recursos Hidráulicos, donde aquí por su mal manejo de las presas, muchas personas perdieron todo cuando la Presa de Taveras fue abierta sin un aviso previo.

Hay quienes definieron esta acción como un crímen para el Cibao, que los cometieron el mismo Rodríguez Pimentel y su jefe inmediato, pero sobre ese hecho no se elaboraron expedientes ni acusaciones que los llevaran al banquillo de los acusados. En ese momento los dos estaban en el poder y “pertenecían” al mismo partido.

En Dominicana un presidente y  más sí está en el ejercicio del poder no es tocado ni con el pétalo de una rosa, es más los lambones  lo liberan de lo malo que  ocurre y que pueda ser de su responsabilidad.

En fin, lo real de estas acusaciones que se han elaborado contra Castro y Pimentel, es que es por retaliación política y no por un deseo expreso de que por fin se inicia el plan que muchos desean:  Que  se lleven a la justicia y a las cárceles a todo el que ha llegado al Estado para hacerse rico con los recursos, que muchas  veces sin poder tienen que pagar los dominicanos.

Y,  lo malo es que estas acusaciones de corrupción y otras vainas contra los reformístas sólo durará en este tramo de la campaña electoral, luego las acusaciones quedaran entre un juez que no quiere tocar el tema y los funcionarios que sólo quieren que llegue el fin de mes para cobrar el jugoso salario. Así pasará tal como pasó con el expediente de los “presos” de Aduana en Santiago, que se hicieron ricos y sin que nadie los moleste estan gozando de lo lindo en la ciudad corazón.

No hay comentarios

Deja un comentario...