Compartir

 José Alfredo espinal

Editor/Caribbean Digital

 Desconocer la voluntad popular expresada en las urnas es un atentado a la democracia que podría generar un estallido social que nadie desea.

SANTIAGO, República Dominicana./ Este domingo 20 de mayo los dominicanos tienen la oportunidad de elegir a su nuevo presidente para el periodo 2012-2016, y para ello cuentan con seis opciones.

Los candidatos Hipólito Mejía, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Danilo Medina del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Guillermo Moreno, de Alianza País.

Asimismo, Eduardo Estrella, de Dominicanos por el Cambio (DXC); Max Puig, de Alianza por la Democracia (APD) y Julián Serulle, del Frente Amplio (FA).

Las diferentes encuestas y sondeos realizados dan como favoritos para ganar las elecciones a los postulantes Mejía, del PRD y Medina del PLD.

Diversos sectores de la sociedad dominicana han expresado su deseo que el proceso electoral sea llevado a cabo de manera limpia y transparente por el bien de la democracia y el sosiego del país.

La Junta Central Electoral (JCE), organismo responsable del montaje del torneo electoral, ha dado garantías de que el proceso se efectuará de manera pulcra en todo el sentido de la palabra, pero pese a esa afirmación sectores políticos de la oposición y de la sociedad civil no han dejado de mostrar sus dudas por razones diversas.

Los observadores internacionales y locales, los medios de comunicación y la propia sociedad civil estarán vigilantes al proceso electoral de este domingo 20 de mayo.

En el país nadie estaría dispuesto a aceptar un fraude electoral, porque además de ser una violación a la voluntad popular expresada en las urnas, es atentado a la democracia que podría generar un estallido social que nadie desea.

No hay comentarios

Deja un comentario...