Compartir

Caribbean Digital

ESTADOS UNIDOS, (ESPN.com).– La ofensiva gana partidos la defensiva gana campeonatos.

La trillada frase no pudo ser más cierta la noche del domingo en el estadio MetLife, cuando los Seattle Seahawks se demostraron con creces como la mejor defensiva de la NFL en la lapidaria victoria 43-8 sobre Peyton Manning y los Denver Broncos, coronándose campeones del Super Bowl XLVIII.copa

La defensiva de Seattle demostró su supremacía desde la primera jugada del partido, cuando un fallo en el intercambio entre el centro de los Denver Broncos Manny Ramírez y Manning resultó en un safety tras apenas 12 segundos, la anotación más rápida en 48 Super Bowls.

La defensiva de Seattle registró un safety, dos intercepciones, una de ellas para touchdown, una pérdida de balón, anotando 9 de los 22 puntos de los Seahawks en la primera mitad, y anulando todo intento de anotación de Manning, que no registró un solo primero y diez en los primeros 19 minutos del partido.

El veterano pasador de los Broncos completó 17 de 23 pases en la primera mitad, pero registró un pésimo promedio de 4.5 yardas por pase, tras la excelente labor de la “Legion of Boom” en la secundaria, que provocó dos intercepciones.

Con poco más de tres minutos restantes en la primera mitad, Malcolm Smith regresó la segunda intercepción de Manning para 69 yardas, tras un pase desviado por Cliff Avril, para darles a los Seahawks una sólida ventaja de 22-0 de cara al entretiempo.

Smith también registró la intercepción ganadora en la victoria sobre los San Francisco 49ers en el partido de campeonato de la NFC, y fue nombrado MVP del Super Bowl XLVII.

Fue la primera vez en toda la campaña que la prolífica ofensiva de los Broncos, número uno en la NFL, no anotó un solo punto en la primera mitad.

Al igual que la primera mitad, Seattle arrancó el tercer cuarto con una anotación en los primeros 12 segundos con una gran jugada de equipo especiales, con Percy Harvin anotando su primer touchdown con el uniforme de los Seahawks al devolver la patada inicial 87 yardas y poner el marcador 29-0.

La segunda serie ofensiva de los Broncos terminó con una pérdida de balón de Demaryius Thomas, el cual fue recuperado por Smith, quien a la postre fue nombrado el Jugador Más Valioso del encuentro. Smith es el primer jugador defensivo en coronarse MVP de un Super Bowl desde que logró el apoyador Dexter Jackson en el Super Bowl XXXVII con los Tampa Bay Buccaneers.

Russell Wilson, que completó 18 de 25 pases para 206 yardas, se conectó con Jermaine Kearse para un pase de 23 yardas que resultó en su primer TD.

Manning se aseguró de que los Broncos no fueran el primer equipo en irse en blanco en el marcador en la historia del Super Bowl, al completar uno de sus históricos 34 pases a Thomas para un touchdown de 14 yardas, que tras una conversión de dos puntos de Wes Welker puso el marcador 36-8.

Seattle aumentó su ventaja en la siguiente posesión, cuando Wilson encontró al receptor abierto Doug Baldwin, sellando el marcador final de 43-8 después del punto extra.

El título es el primer trofeo Lombardi para la franquicia de los Seahawks y el primer campeonato para la ciudad de Seattle desde que los SuperSonics ganaron el título de la NBA en 1979.

Pete Carroll también se convirtió en apenas el tercer entrenador en la historia en ganar un campeonato nacional colegial y un Super Bowl, uniéndose a los legendarios entrenadores Jimmy Johnson y Barry Switzer.

 

No hay comentarios

Deja un comentario...