Compartir
Sean Penn.

Caribbean Digital

Fuentes: agencia EFE/Diario Libre

PARÍS.- El actor estadounidense Sean Penn, que estrena esta semana en Francia “This must be the place”, de Paolo Sorrentino, aseguró hoy que a estas alturas de su carrera todavía tiene “muchas pasiones y aspiraciones”, y que es partidario del principio de no mirar atrás, porque hacerlo “no sirve para nada”.

Sean Penn.

En una entrevista concedida al dominical de “Le Journal du Dimanche”, Penn, que acaba de cumplir 51 años, asegura que con el tiempo ha descubierto también que se adapta perfectamente a los periodos de inactividad y que tiene más paciencia que antes, lo que califica de “una novedad” para él.

Reconoce, no obstante, que ha dejado de leer todos los guiones que le proponen, para centrarse “únicamente” en los de sus amigos, en los de la gente que respeta o a quien tiene estima, y en aquellos que van acompañados de una oferta sustanciosa de dinero.

El actor, que en su última película se mete en la piel de un viejo rockero, añade que aunque al principio admiraba a actores como Marlon Brando, Robert de Niro o Al Pacino, se dio cuenta rápido de que no necesitaba basar su carrera calcando el comportamiento de esas leyendas cinematográficas.

“Y ya no tengo ganas tampoco de hacer películas copiando a otros. Prefiero aprender lo que es la prisión yendo a una, en lugar de ver una película que me hable de ella”, señaló en esa entrevista, en la que confiesa que recibe con ganas papeles que le supongan un desafío físico, pero no siente “ningún placer si la depresión forma parte de la ecuación”.

En su vida real le gusta, según indica, “coger el volante y conducir a la aventura”, la mejor manera a su juicio “de volverse a encontrar a uno mismo”, al pasar del entorno habitual y las pequeñas costumbres “a nuevos horizontes”.

“De repente te sientes más fuerte”, explica el también director, que el año que viene, cuando haya terminado el rodaje de “Tales from the gangster squad” planea volver detrás de la cámara con “The comedian”, una comedia “feroz e hilarante”, que leyó, dice “literalmente partido de la risa”.

Entre proyecto y proyecto tiene su base establecida en Malibú, pese a su rechazo a los “paparazzis” que siguen a todos los famosos que viven por la zona.

No hay comentarios

Deja un comentario...