Compartir
Jordi y Negro Veras. Archivo.

Servicios/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.- El doctor Ramón Antonio Veras  afirmó que al cumplirse un año del atentado criminal contra Jordi, ese hecho ha sido un verdadero martirio para la familia y que tampoco ha sido fácil para los investigadores, porque aún no someten a la justicia a los que faltan para completar el expediente y formalizar la acusación.

Jordi y Negro Veras. Archivo.

Durante una rueda de prensa en sus oficinas de esta ciudad, el doctor Veras, dijo “espero que los días venideros se presenten a nuestro favor, al ser apresados aquellos que faltan, y fortaleciendo así, más y más, la acusación formal contra todos los que hicieron causa común con el objetivo de asesinar a mi hijo Jordi”.

  “La tentativa de asesinato contra Jordi ha sido menos pesada para nuestra familia porque las fibras más sensibles del pueblo dominicano se han puesto de manifiesto brindándonos en todo momento calor solidario, lo que hemos apreciado en su justo valor y dimensión”, sostuvo.

 Sin embargo, agregó el doctor Veras que como toda obra del crimen organizado, el caso de Jordi no ha resultado fácil para los investigadores judiciales y policiales, y por vía de consecuencia no ha sido posible incluir en el expediente a todos aquellos que en una u otra forma intervinieron en la acción criminal.

 “Debo de confesar que como ser humano y como padre de Jordi, mi vida seguirá siendo, como lo ha sido desde el primer día del atentado, un verdadero martirio, un permanente sufrir, un constante tormento, una tortura a cada segundo, hasta que yo esté plenamente convencido de que todo aquel que contribuyó para asesinar a Jordi esté en libertad”, advirtió.

  El abogado de Santiago, sostuvo en un documento entregado a la prensa durante un encuentro  que n procura de que se haga justicia con todos los que actuaron en ese atentado no descansara. 

Se recuerda que  el atentado criminal contra José Jordi Veras Rodríguez,  que se atribuye  al crimen organizado en la modalidad de sicariato, cuando entraba al canal de televisión donde laboraba como comunicador social, abordando temas diversos.

 Informó el doctor Negro Veras que ese operativo criminal contra su hijo, cambió por completo su vida, transformó su cuerpo, porque los disparos que impactaron en su cara le quitaron para siempre la visión de su ojo derecho, además de otras lesiones permanentes.

  Dijo que la acción de los sicarios contra Jordi, pagados supuestamente por Adriano Román, también cambió la vida de toda la familia que se ha visto vivamente lesionada en todos los órdenes por ese hecho repudiable, fruto de la mentalidad de un consuetudinario mandante del crimen por sicario, que se ha convertido en un peligro dentro y fuera de la cárcel.

 “Debo ser justo y reconocer la dedicación que el Ministerio Público de Santiago y la actual Jefatura de la Policía Nacional, han puesto para que el caso de Jordi sea concluido con la detención de los que faltan por formar parte del expediente”, dijo el doctor Veras.

No hay comentarios

Deja un comentario...