Compartir
Eduardo Sanz Lovatón. Archivo
Servicios/Caribbean Digital
Los dirigentes perredeístas Alfredo Pacheco y Eduardo Sanz Lovatón instaron a todos los sectores del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) a poner el oído en el corazón de las bases y acordar la fecha de la convención que elegirá a las autoridades nacionales y locales del partido.

Eduardo Sanz Lovatón
Eduardo Sanz Lovatón

Pacheco y Sanz Lovatón aseguraron que como perredeístas preocupados por la democracia trabajarán cada día por la preservación y la unidad del PRD como garantía de equilibrio democrático en el país y para evitar que el PLD quiera manejar unilateralmente el Congreso y la mayoría de los ayuntamientos más allá del 2016.

Alfredo Pacheco, expresidente de la Cámara de Diputados.
Alfredo Pacheco, expresidente de la Cámara de Diputados.
“Es tiempo que el presidente y las autoridades del partido convoquen los organismos para que dejemos que las bases se expresen en una convención y coloquemos al PRD en la ruta hacia la victoria, que recuperemos bastiones tradicionales como la Capital. Que no le quepa duda a nadie el PRD tiene que ganar la capital para ganar la presidencia. Y nosotros la vamos a ganar!” , afirmó Sanz Lovatón.
Pacheco, presidente del PRD en el Distrito Nacional, apoyó los aprestos de entendimiento entre los sectores que mantienen diferencias. Fue enfático al saludar las reuniones entre Hipólito y Miguel y dijo: “Todo el que se oponga a estos posibles acuerdos no esta pensando en  las bases del partido. Cualquier acuerdo deberá ser aprobado por las bases y sería en favor del crecimiento de esa organización, para preservar el liderazgo tradicional pero que se abran las ventanas a la nueva generación que quiere trabajar con el partido más democráticos del país.”
Los dirigentes perredeístas hablaron tras realizar una actividad con cientos de madres del Distrito Nacional, en donde criticaron el abandono y la insalubridad a que han sometido las autoridades del PLD a los sectores marginados de la Capital y consideraron alarmante el incremento de la criminalidad en los ensanches y urbanizaciones que antes eran reconocidos por su tranquilidad.

No hay comentarios