Compartir
Los haitianos cuentan que escaparon de un infierno para encontrar santuario en la Parroquia San Mateo de Santurce, donde recibieron asilo por sacerdote Olin Pierre Louis.

Caribbean Digital

PUERTO RICO.- Más de 50 nacionales haitianos que viajaron en yola desde la República Dominicana hacia Puerto Rico cuentan que escaparon de un infierno para encontrar santuario en la Parroquia San Mateo de Santurce, donde recibieron asilo por sacerdote Olin Pierre Louis.

Los haitianos cuentan que escaparon de un infierno para encontrar santuario en la Parroquia San Mateo de Santurce, donde recibieron asilo por sacerdote Olin Pierre Louis.
Los haitianos cuentan que escaparon de un infierno para encontrar santuario en la Parroquia San Mateo de Santurce, donde recibieron asilo por sacerdote Olin Pierre Louis.

En un artículo del periódico Elnuevodía.com de Puerto Rico se cuenta la historia de estos inmigrantes haitianos que escapan de la pobreza extrema de su país con la esperanza de lograr una nueva vida.

Los haitianos representaban diversos sectores de su sociedad, desde graduados universitarios hasta inmigrantes que sólo habían cursado la primaria. (francisco.rodriguez@gfrmedia.com)
Los haitianos representaban diversos sectores de su sociedad, desde graduados universitarios hasta inmigrantes que sólo habían cursado la primaria. (francisco.rodriguez@gfrmedia.com)

El cura los rescató de una deportación a su tierra de Haití con su intervención ante las autoridades federales esta semana, pero ahora sus vidas se definen por una mezcla de incertidumbre y esperanza.

Su compatriota y sacerdote, Pierre Louis, les ofreció asilo temporero y en adelante los indocumentados tendrán que reportarse cada mes ante las autoridades para dilucidar su condición de extranjero.

“Su alegría se evidencia a través de sus sonrisas. Ellos me dicen: ‘padre, hemos salido de un infierno y hemos llegado al paraíso’. Ellos desconocían si iban a regresar a Haití. Cuando yo les dije que se iban a quedar aquí, ellos le dieron gracias a Dios”, sostuvo el padre, quien ha acogido a otros compatriotas haitianos.

Los tripulantes de la yola se encontraron al borde de la muerte mientras su nave se llenaba de agua por el fuerte oleaje de la peligrosa travesía.

El piloto de la embarcación los dejó el martes por la madrugada en la Isla de Mona y les dijo que se encontraban en Puerto Rico. Horas más tarde, el grupo fue recogido por una embarcación de los guardacostas.

Los indocumentados creían que su deportación sería inminente hasta que conocieron el sacerdote. Los 41 hombres del grupo fueron acogidos en la parroquia mientras se coordinó el traslado de otras 10 mujeres a Miami, Florida.

Los haitianos representaban diversos sectores de su sociedad, desde graduados universitarios hasta inmigrantes que sólo habían cursado la primaria. Las historias que ofrecían retrataban la miseria y la devastación de su tierra. Pero, con alto sentido de orgullo, posan para una foto para sujetar la bandera de Haití.

1 Comentario

  1. Esto es lo que diferencia a los Dominicanos de los demas paises del mundo, observen como este saserdote protege a sus compatriotas, si los inmigrantes fueran Dominicanos y el saserdote Dominicano, fuera el primero en llamar a migracion para que los repatrien

Comments are closed.