Compartir
Juan Pablo Abreu

JOSE A. TORIBIO

Especial/Caribbean Digital

Los delincuentes se han encargado de llevar intranquilidad a las familias tamborileñas, sometidas cada día por los robos y atraco.

Juan Pablo Abreu
Juan Pablo Abreu

El robo de motores, de vehículos y los asaltos a residencias habitadas son el desafío contantes de cada día.

El pasado miércoles, mientras compartía con un grupo de amigos en su residencia, Juan Pablo Abreu, mejor conocido como Charly, fue víctima de un atraco perpetrado por cinco desconocidos que llegaron en un carro Toyota Corolla de color rojo.

Los ladrones cargaron con carteras, zapatos y objetos que sustrajeron a los presentes, que no pudieron hacer nada para evitar el robo.

El hecho es atribuido a la ola delincuencial que afecta este municipio y con este ya son tres hogares violentados por los delincuentes durante las últimas semanas.

En otro hecho, desconocidos a bordo de tres motores interceptaron al joven Ramón Álvarez, hermano del ex síndico Francisco Álvarez (Juan Bo), a quien despojaron de un motor.

Pero el libre tránsito por las calles y avenidas de la ciudad se complica porque la falta de vigilancia policial convierte a cualquier transeúnte víctima de este flagelo.

El joven se dirigía a la Escuela Sergio A. Hernández, cuando los delincuentes lo abordaron para cometer el hecho. “La policía estaba cerca del lugar y dice que no pudo hacer nada, debido a que el motor en el que andaban, no corre”, declaró con impotencia el afectado

Se recuerda que Mario Henríquez fue asesinado por desconocidos que penetraron al interior de su residencia para segarle la vida en la comunidad de Nigua.

La situación ha creado temor entre los hombres del volantes, muchos de los cuales, han decidido abandonar el trabajo ante el peligro a ser asesinados.

Otra vivienda violentada es la del propietario de la Estación de Gasolina Isla en el Municipio, a quien despojaron de una jeepeta en su propia casa. Ahora se suma este hecho que demuestra que nadie está seguros ni en su propia casa.

Otros sucesos que se suman a esta olas de atracos y robos son las bancas de loterías, principalmente al consocio de Esteban, el cual ya van más de 8 la que son violadas por esto delincuentes.

Ante hechos así, y ante la penosa situación de que los policías no están haciendo nada para protegernos; la población vuelve a preguntarse ¿en dónde están las autoridades, en donde están los fiscales? ¿O es que Tamboril es tierra de nadie?

– See more at: http://eljacaguero.com/robos-y-asaltos-atemorizan-poblacion-de-tamboril/#sthash.DeLrzdNC.dpuf

No hay comentarios