Compartir

Rose Mary Santana

Especial/Caribbean Digital

Miami, Florida.-El crimen organizado, ya sea el narcotráfico, las mafias o las fuerzas paramilitares, representa actualmente la mayor amenaza a los periodistas, según un nuevo informe difundido el jueves 24 de febrero por Reporteros Sin Fronteras. En los últimos 10 años, 141 periodistas han sido asesinados por cubrir temas relacionados con el crimen organizado, dice el informe.

“Crimen organizado, la información entre sus manos” se basa en parte en material recopilado durante el 8º Foro de Austin de Periodismo en las Américas que organizó el Centro Knight en septiembre pasado. Al finalizar esa reunión, los periodistas presentes firmaron una declaración que condena la violencia contra la prensa.

Además de destacar los desafíos y peligros de reportar sobre el crimen organizado, cobertura esta “que muchas veces no es más que un recuento de cadáveres”,  el informe deja claro que “frente al crimen organizado la prensa está desunida, sus corresponsales aislados y sin medios, (y) su capacidad de realizar investigaciones de fondo se diluye en la carrera por cubrir la información inmediata”, conforme a una nota publicada en el blog del Centro Knight.

Indica el organismo que este informe de Reporteros Sin Fronteras, que como recomendación, los periodistas deben aprovechar mejor la Internet para mejorar la cobertura. Los reporteros que cubren una misma “zona de conflicto” deberían compartir recursos e información.

Además indican que las organizaciones mediáticas deberían desarrollar un sistema de alerta y de apoyo para los periodistas y corresponsales en regiones de riesgo. De igual manera, los medios y universidades deberían ofrecer formación específica en la cobertura del crimen organizado.

En algunos países se debería crear sociedades de periodistas “para controlar los activos y capitales de los grupos de prensa, con el objetivo de evitar o limitar toda infiltración financiera dudosa al interior de los medios de comunicación, que pueda perjudicar su independencia”.

Los grandes medios nacionales e internacionales deberían prestar más atención y valorar más los peligros que enfrentan los periodistas que cubren el crimen organizado.

“Un fenómeno transnacional, el crimen organizado no se reduce al sangriento ajuste de cuentas o a hechos dispersos”, dice el informe. “Se ha convertido en una verdadera influencia de la economía paralela sobre la economía legal, que la prensa tiene enormes dificultades en describir. Inaprensible y lejos del tiempo mediático, el crimen organizado es cada vez más amenazante para la seguridad de los periodistas, pero también para la capacidad de investigación del ‘cuarto poder’”.

El blog del Centro Knight de Periodismo para las Américas de la Universidad de Texas en Austin es financiado por la John S. and James L. Knight Foundation.

No hay comentarios