Compartir
Amigos y familiares reciben a Francisca María de la Cruz en el Aeropuerto Internacional del Cibao.

Servicios/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.– Amigos y familiares de Francisca María de la Cruz  se reunieron   para darle  una  sorpresiva bienvenida  de regreso al país que la vío nacer, hace  ya  84 años, en el Aeropuerto Internacional del Cibao.

Amigos y familiares reciben a Francisca María de la Cruz en el Aeropuerto Internacional del Cibao.

El ágape incluyó flores, canciones, y un paseo por los principales lugares turísticos de la ciudad, que tenía tanto tiempo que no veía.

Marina de la Cruz, Marina Francisca, Rosanna Dominguez y Demetrio Rodriguez, (hijo).

Cristino Antonio, Paula, Eduardo, Benita María, Clara Juliana, Demetrio de Jesús, Octavio Rafael, Elba, Félix Ramón Feliciano Rodríguez, y otros acogidos como hijos del hogar,    entre ellos, Nélio, Constancio, Tetelo, Blanca Flor y Juliana, son los  hijos que hoy reconocen a su madre como su  heroína de mil batallas y quisieron regocijarla por todo el amor que los une.

Francisca María de la Cruz.

Demetrio de Jesús, el cuarto entre los hermanos y a quien su padre antes de morir le encomendara el cuidado de su madre, explicó que el recibimiento era un sueño que querían cumplir ya que  su mamá tenía  muchos años residieron en Los Estados Unidos y ya en su vejez  quieren que  ella  guarde ese momento como  único y especial.

“Mi Madre es un regalo, es un ser excepcional, por sus vivencias por su carácter, por su forma de ver la vida, es una mujer que el destino la ha marcado en un antes y un después. Ella ama este país”, agregó.

Cuenta que  en sus años de infancia, existieron muchas penurias, pero con el amor y la determinación de su madre, su heroína de mil batallas y junto a su cómplice, su esposo Julián Rodríguez Almonte, (Fallecido), lograron superan las adversidades.

“Nuestro padre murió cuando aún nosotros estábamos pequeños, pero ella se entregó en cuerpo y en alma a trabajar para darnos una vida  digna, basada en principios y valores.

Emigró a los Estados Unidos buscando mejores condiciones de vida y con el compromiso de salir adelante, aquellos fueron momentos difíciles y duros”, indica.

Hoy a distancia de aquella época, sus  hijos se sienten orgullosos de su madre Francisca María de la Cruz, quien lleva  una vida   cristiana y  todos sus años le han transcurrido  realizando una ardua labor social y de obras benéficas en favor de los más necesitados.

Demetrio de Jesús, quien ha vivido fuera del país  la mayoría de sus años, declaró también   que el motivo de la distinción es que no quieren cometer el error de homenajear o demostrarle amor y agradecimientos a la persona después que mueren, en este caso a su madre, que es la persona mas especial para el y sus hermanos.

“Hemos querido recibirla de esta manera en agradecimiento a esa educación y formación tan recta, académica, disciplinada y estricta que con tanto esfuerzo y sacrificio ella ha sabido darnos y que hoy nosotros valoramos, al tocarnos vivir en un mundo moderno”, cuenta.

Benita Rodríguez, dice que una de las cosas que más admira de su  madre es la forma en que educó a cada uno de sus hijos.

“Lo hizo de una forma, que aun estando en el campo, nos educó como si estuviésemos viviendo en una ciudad desarrollada. Enseñándonos principios de Economía, de Administración y otras áreas que hoy son esenciales para vivir; pero sobre todas las cosas, la manera en que nos enseño a valorar la vida y tener un amor especial por el creador”, sostiene.

Nativa de Salcedo e hija de padres y abuelos españoles (Abelardo Rosario  y Emilia de la Cruz), doña Francisca  ha dedicado toda su vida a enseñar a niños, adolescentes y adultos, principalmente en la iglesia donde desde pequeña ha cultivado su amor al prójimo, cualidad que la distingue y la engrandece cada día.

Le encanta el maíz asado, recuerdan que aparte de que su delirio es comerse, al estilo cibaeño, esa mazorca de maíz bien doradita, es una amante de las flores siendo la que mas le atrae, o mejor dicho su flor favorita, la Azucena.

El festejo, culminó con una fiesta  familiar donde la familia se integró para hacer del día, el más  hermoso para doña Francisca, entre  fotos  y recuerdos.

3 Comentarios

  1. Soy Danisela Dominguez hija de Argentina y Nando! su vecina de Pedro Garcia! Que lindo fue esta acción, muy merecido y muy buen ejemplo! Dios bendiga su familia y los ayude ha permanecer juntos toda una vida!

  2. Waoo k bendicion tan grande tener hijos k reconoscan el valor tan grande k tiene una madre. Demetrio te conosco de muchos anos y ya veo la buena formacion k tienes de donde vienes muchas bendiciones para esa dona tan excelente k tu madre te dure mucho y sigas bella de cuerpo y alma.

    Att maricela Lopez

Deja un comentario...