Compartir
Dr. Arcenio Estévez Medina.

Dr. Arcenio Estévez Medina

Especial/Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.-   Un alto porcentaje de las personas que dejan de fumar aumentan de peso muy pronto.  Muchos no se dan cuenta de que esa situación es debida al hecho de haber dejado de consumir el tabaco, pero un segmento importante de este grupo ha logrado asociar el incremento de las libras en su cuerpo al abandono del hábito de fumar.  Algunas investigaciones nos explican la razón de que esto suceda y revisamos a continuación las que hemos considerado con mayor fuerza científica.

Dr. Arcenio Estévez Medina.
Dr. Arcenio Estévez Medina.

Una estudio del Centro Médico de Kioto en Japón, publicada por HealthDay News, en agosto del año 2013, mostró que cuando las personas dejan de fumar aumentan de peso y explicó que la adicción a la nicotina incrementa el riesgo de subir de peso.  El estudio encontró que mientras más adicción a esta sustancia mayor es el aumento si se deja de fumar.

La nicotina produce liberación de dopamina y ésta reduce el apetito.  Por esta razón el doctor Koji Hasegawa, director de la División de Investigación del referido centro médico japonés y coautor del estudio, afirma que a las personas que llevan tratamiento para dejar de fumar se les debe manejar con terapia conductual adicional para ayudarles a prevenir el aumento de peso.

El doctor Norman Edelman, director médico de la Asociación Americana de los Pulmones, afirma que la nicotina actúa disminuyendo el apetito y además aumentando el metabolismo del individuo.  Dos razones muy importantes para que la persona no engorde, pues ingresa menor cantidad de nutrientes a su organismo y los que ingiere son utilizados muy rápido no permitiendo que se almacenen en forma de grasa.  Algunos fumadores llegan tan lejos, en la defensa de su hábito, que son capaces de asegurar que no dejan de fumar porque si lo hacen engordan demasiado.  Una manera increíble de justificar su adicción.

No hay comentarios

Deja un comentario...