Compartir
Rafael Correa. Archivo.

Caribbean Digital

Quito, (PL) El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, calificó este sábado de una verdadera vergüenza que hasta el Presidente Barack Obama salga a defender a los informantes de la embajada de Estados Unidos en Ecuador.

Rafael Correa. Archivo.

En su habitual rendición de cuentas a la ciudadanía, esta vez en una populosa barriada del sur capitalino, Correa respondió a declaraciones de Obama y del portavoz del Departamento de Estado al pretender exigir al gobierno de Ecuador que mantenga la libertad de expresión.

¿Qué se han creído?, ¿Qué están hablando con quién?, preguntó enfático, y respondió que “están hablando con el gobierno de la Revolución Ciudadana y aquí vamos a hacer respetar la soberanía del país”.

“Sabemos que siempre el gobierno de Estados Unidos ha defendido a sus informantes”, recalcó al citar cables de Wikileaks publicados por el diario público El Telégrafo que revelaron que la entidad Fundamedios y su director César Ricaute, eran contactos estadounidenses.

“Por eso cuadra tan bien el círculo, por eso es que Fundamedios y Ricaute, han tenido tanto acceso a Washington, a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, claro si son parte de la gallada (del mismo equipo)”, señaló Correa.

“Y si lo que quieren- apuntó- es descubrir la verdad, por qué no nos preguntan, por qué asumen sólo la información de un lado, de sus informantes, Fundamedios y Ricaute”, preguntó.

Por qué no criticaron la veracidad de los Wikileaks hace año y medio cuando expulsamos a la embajadora de Estados Unidos, cuando justo antes de la consulta popular, para tratar de que gane el No, publicaron por semanas que nombramos un comandante de policía corrupto para controlar la votación, recordó.

Esa doble moral es la que tiene que cambiar, recalcó y llamó a tener siempre la verdad en la mano.

“Ojalá entiendan que el país ha cambiado y no vamos a aceptar esa doble moral, ese engreimiento, que se creen centro del mundo y todo tiene que gravitar alrededor de ellos”, dijo.

“Ya el chismoso de Osvaldo Hurtado (ex presidente, 1981-1984) fue a Washington a dar las quejas de que el presidente cada sábado tiene un segmento de libertad de expresión donde, como hacia él, no agacha la cabeza ante la prensa, sino que le responde”, afirmó.

“Mister Obama, mister gringo, que horror, paren al presidente Correa no sean malitos, eso fue a decir a Washington, qué vergüenza, y es un ex presidente de la República, creo que tiene el puesto que merecidamente se ha ganado en la historia”, ironizó en mandatario.

“Cuánta vergüenza ajena de ciertos entreguistas, de ciertos dirigentes con alma de vasallos”, dijo y calificó de “impresionante como esos informantes de la embajada de Estados Unidos, han salido a insultar al Presidente y decir que los Wikileaks mienten”.

Basta de dobles estándares y de creerse superiores al resto de los seres humanos y de que como son periodistas no se les puede decir la verdad porque es agredir a la libertad de expresión, reiteró Correa.

Ese sector de la prensa está siendo derrotado, porque por primera vez un gobierno no agacha la cabeza ante el poder mediático y con un inmenso apoyo popular y credibilidad, con autenticidad, les decimos sus verdades, aunque les duela, subrayó Correa.

Fuente: Prensa Latina

No hay comentarios

Deja un comentario...