Compartir
Vladimir Putin. Archivo

Caribbean Digital

MOSCÚ, Rusia. (AFP).-El presidente ruso, Vladimir Putin, confirmó este martes la presencia del informático estadounidenseEdward Snowden en la zona de tránsito del aeropuerto de Moscú, pero rechazó su extradición a Estados Unidos, que lo reclama por espionaje. “Snowden llegó efectivamente a Moscú”.

Vladimir Putin
Vladimir Putin

“Llegó como pasajero en tránsito y como tal, no necesita visado ni otros documentos”, insistió en una rueda de prensa en la localidad finlandesa de Turku.

El presidente ruso recordó que Rusia no tiene acuerdo de extradición con Estados Unidos, por lo que no puede entregar a Snowden por haber filtrado datos sobre el espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadounidense y su masiva vigilancia de comunicaciones telefónicas y por internet en Estados Unidos y en el extranjero.

“Sólo podemos entregar a ciertos ciudadanos a las naciones con las que tenemos acuerdos internacionales sobre entrega de criminales, y no tenemos un acuerdo de este tipo con Estados Unidos”, dejó claro.

Putin afirmó que cuanto antes decida Snowden su destino, será “mejor” para las autoridades rusas y para él mismo, y declaró que “todas las acusaciones contra Rusia son delirantes y son sandeces”.

En su primera intervención sobre el caso Snowden, Putin describió a éste como un “hombre libre” cuya llegada a Rusia fue “totalmente inesperada” para las autoridades rusas.

Poco antes, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, volvió a reclamar a Rusia la entrega de Snowden, que fue imputado en su país y puede ser condenado a 30 años de cárcel.

El estadounidense, de 30 años, se refugió en Hong Kong el 20 de mayo y el domingo viajó desde este territorio a Moscú en un vuelo comercial. Sin embargo, no ha sido visto desde entonces.

“No tenemos ninguna relación con Snowden ni tenemos nada que ver con sus problemas con la justicia de Estados Unidos, ni con sus viajes por el mundo”, declaró el martes por la mañana el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov.

En la zona de tránsito del aeropuerto

Según fuentes citadas por los medios rusos, Snowden habría pasado, al menos la noche del domingo en un hotel ubicado en la zona de tránsito del aeropuerto de Sheremetievo-Moscú, a la que se accede sin necesidad de pasar por un control de pasaportes o de tener un visado ruso.

Según varias fuentes, el contratado externo de la NSA debía tomar el lunes un vuelo de Moscú a Cuba, y de ahí a Venezuela o Ecuador, país al que pidió asilo y que está considerando la solicitud. Pero Snowden no tomó aparentemente ese vuelo Moscú-La Habana.

Este martes, el empresario Olafur Sigurvinsson, ex dirigente de una empresa islandesa que gestionaba la colecta de fondos de WikiLeaks, explicó que los vuelos de tres aviones con los que Snowden podría haber abandonado Hong Kong rumbo a Islandia fueron anulados.

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, asilado en la embajada ecuatoriana en Londres, dijo que Snowden estaba “a salvo” tras dejar Hong Kong con un documento de refugiado proporcionado por Ecuador.

El pasaporte estadounidense de Snowden fue anulado por las autoridades de Washington. El martes, la agencia Interfax, citando a “una fuente informada en Moscú” afirmó que las autoridades rusas podrían detener a Snowden si atraviesa la frontera rusa para comprobar la documentación con la que el ex agente viajó.

El caso Snowden ha enturbiado las relaciones de Estados Unidos no sólo con Rusia sino también con China, ya que Hong Kong, pese a tener un estatuto administrativo especial, está bajo soberanía de Pekín.

En Washington, las críticas a Pekín han sido de una rara vehemencia. Los portavoces de la presidencia y de la diplomacia de Estados Unidos, Jay Carney y Patrick Ventrell, acusaron el lunes a China de haber “elegido deliberadamente liberar a un fugitivo pese a una orden de detención” y tener un pasaporte caducado. China rechazó este martes estas críticas, que “carecen de fundamento”.

“No es razonable por parte de Estados Unidos que se cuestione la gestión por parte de Hong Kong de asuntos de conformidad con la ley”, por lo que “las acusaciones contra el gobierno central chino carecen de fundamento”, declaró una portavoz de la diplomacia china.

Por su parte, el secretario de Justicia de Hong Kong, Rimsky Yuen, aseguró que las autoridades de la ciudad no ayudaron a Snowden en su desplazamiento y apuntó a la documentación incompleta como la causa que impidió a los funcionarios emitir una orden de detención provisional.

No hay comentarios