Compartir
El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, preside la celebración del 50 aniversario de PUCMM. Engel García.

Caribbean Digital

SANTIAGO, RD.- Con una eucaristía en acción de gracias a cargo del arzobispo de Santiago Ramón Benito de la Rosa y Carpio y presidida por el cardenal Nicolás de Jesús López, Rodríguez, obispos y representante del sector empresarial y político del Santiago y el país, la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), celebró este domingo su 50 años de fundada.

El cardenal Nicolás de Jesús López Rodríguez, preside la celebración del 50 aniversario de PUCMM. Engel García.

En el concurrido oficio religioso tuvo lugar en el multiuso al que acudieron además de la familia universitaria y la cúpula religiosa de la Conferencia del Episcopado Dominicano se dieron citan diferentes personalices se puso de manifiesto los aportes de la casa de estudio al desarrollo de Santiago y el país.

De la Rosa y Carpio manifestó, que el título de madre y maestra que hace 50 años escogió la universidad, es lo que en verdad hace de esta una institución académica cuando a penas el país salía de una dictadura, a pesar de que todavía la República Dominicana tiene sabor  a represión.

Explicó que ese valor que tuvieron sus fundadores está contenido en la lectura de santo evangelio de Irreal, porque en sus inicios sus directivos tuvieron que acudir en buscad de dinero, pero ello, no provocó que tuvieran miedo a pesar de los tiempos difíciles, sin que con ello se pusiera en juego los valores.

“El salmo resposnarial 145 recoge  nuestros sentimientos, porque una universidad es una obra humana y esta universidad ha tenido una fecunda labor y ha sido siempre fiel a sus principios”, expresó.

Dijo que en la segunda lectura del evangelio leído de la fe con la formación es válida para  la universidad, porque a pesar de la necesidad de buscar recursos, no le ha permitido el favoritismo, sino que sigue fiel a sus principios.

El arzobispo destacó que la universidad está hecha para el desarrollo y constituye una realidad que el crecimiento de Santiago se debe a la universidad, misión que contemplan seguir llevando a cabo en los próximos 50 años por venir.

Previo al oficio religioso el rector monseñor Agripino Núñez Collado, dijo que la eucaristía les convoca y tiene elevado significado para la Conferencia del Episcopado Dominicano y la comunidad universitaria, con los que agradecen a Dios los 50 años de vida de la PUCMM.

Recordó que un día como ayer pero en el año de 1962, en la ceremonia  de la inauguración del Seminario Menor San Pío X  de Liceo, el primer obispo de Santiago, monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito, dio a conocer la decisión de la Conferencia del Episcopado de fundar en Santiago la primera institución privada de estudios superiores.

Señaló que en aquella ceremonia multitudinaria de inauguración y fundación de dos esperanzadoras instituciones dominicanas nacidas bajo el liderazgo de la Iglesia Católica, a raíz de la caída de la dictadura contó con la presencia del Nuncio Apostólico, monseñor Enmanuelle Clarizo y numerosos eclesiásticos.

“Es de justicia recordar y reconocer  a aquel primer grupo de ciudadanos que compartieron el sueño de monseñor  Polanco de fundar una institución de educación superior en Santiago”, precisó.

Núñez Collado expresó su gratitud y reconocimiento a los miembros de las Juntas de Directores que ha tenido la institución desde los años 70 hasta hoy, quienes han contribuido con su talento, trabajo y su tiempo generoso, al desarrollo sostenido de esta universidad.

Al inicio de la eucaristía fueron leídas las comunicaciones que con motivo del 50 aniversario de la fundación de la universidad fue enviada por el Papa Benedicto XIV, la cual está firmada por  el Cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado de su Santidad, en la que salud con afecto a las autoridades de la universidad y el cuerpo docente, por el nuevo aniversario.

De igual manera se dio lectura a la comunicación firmada por monseñor Jozet Wesolowski, nuncio Apostólico de su Santidad en la República Dominicana, en la que también hace referencia al sentir del Sumo Pontífice sobre esta celebración.

Concluido el acto religioso se produjo la entrega de reconocimientos especiales de parte del Plan Estratégico de Santiago (PES), la Asociación para del Desarrollo de Santiago (APEDI), la Federación Internacional de Universidades Católicas (FIUC) y el doctor Julio César Castaño Guzmán en representación de los egresados de la universidad.

Estas distinciones estuvieron motivadas por los aportes que durante este medio siglo ha hecho la universidad al desarrollo de Santiago y el país.

Posteriormente se procedió al develizamiento de las tarjas de los obispos fundadores de la Madre y Maestra, que constituyen la Plaza de los Obispos, colocada frente a la Biblioteca Central del campus de Santiago de los Caballeros.

La develización de los monumentos estuvo conformada por su Eminencia Nicolás de Jesús López Rodríguez, a monseñor Octavio Antonio Beras Rojas, su excelencia reverendísima, Ramón Benito de la Rosa y Carpio a monseñor Hugo Eduardo Polanco Brito.

De igual manera su excelencia monseñor Jesús María de Jesús Moya, a monseñor Francisco Panal Ramírez, su excelencia monseñor Nicanor Peña, a Juan Félix Pepén y su Excelencia monseñor Freddy Bretón a monseñor Tomás Francisco Reilly.

Las luces que dejaron formalmente inaugurada la Plaza de Obispos fundadores de la PUCMM fueron encendidas por monseñor Agripino Núñez Collado, rector magnífico de la universidad

 Historia:

La universidad, primera institución estudios superiores  de carácter privado en el país nace en Santiago el 9 de septiembre de 1962 con el nombre de Universidad Católica Madre y Maestra y posteriormente elevada a Pontificia, la cual ha entregado el título a 65 mil profesionales en las diferentes carreras que imparte, labor académica que se inició con monseñor Eduardo Polanco Brito a la cabeza, quien fuera el primer obispo de Santiago.

Se denominó Madre y Maestra en honor a la gran Encíclica Social del mismo nombre, del recordado Juan XXIII, en cuyos principios fundamentales se inspira.

A estos profesionales se suman también los cien mil certificados de educación continuada, lo que hace más fructífera su labor educativa a lo largo de su medio siglo de servicio de formación.

En la actualidad mil 390 maestros imparten docencia a la casa de estudios superiores cuyos frutos que hoy cosecha se sustenta en la innovación académica permanente oferta curricular que se fortalece con los convenios firmados con universidades de los Estados Unidos, Europa y América Latina, instituciones con la que comparten titulaciones y experiencias profesionales.

Como parte de las innovaciones en su oferta curricular se destacan además de las carreras más comunes, las de ingeniería eléctrica, mecánica industrial, agronómica, sistema, computación, electrónica y telemática

Mientras que a nivel de postgrado la PUCMM se inició con la Maestría en Administración Pública en 1968 y posteriormente incluyó ingeniería ambiental, sismorresistente, postgrado en ingeniería de software y de redes de datos en el área de ingeniería.

En ciencias según los datos suministrados por la institución académica liderada por monseñor Agripino Núñez Collado, agregaron maestría en administración de empresas, procedimiento civil, gestión financiera y bancaria.

Para implementar estos proyectos, además de privilegiar el desarrollo de los recursos humanos, la institución ha tenido que realizar  importantes inversiones en la adquisición de tecnología para llevar a cabo la docencia, investigación y la gestión con los estándares de calidad que caracterizan la casa de estudios superiores.

Al acto asistieron autoridades eclesiásticas, académicas, administrativas, civiles, militares, de la sociedad civil, estudiantes, políticos, empresarios y relacionados de la institución, respectivamente.

No hay comentarios

Deja un comentario...