Compartir

Caribbean Digital

LOS ANGELES. (AP). — Marchas y actos contra el gigante biotecnológico agrario Monsanto se celebraron este sábado en Estados Unidos y otros países para llamar la atención sobre lo que dicen son los peligros de los alimentos modificados genéticamente.Marchan

Había marchas planeadas para más de 250 ciudades, dijeron los organizadores.

Las plantas genéticamente modificadas son cultivadas a partir de semillas alteradas para resistir insecticidas y herbicidas, añadir nutrientes y mejorar el rendimiento de las cosechas e incrementar los suministros de alimentos en el mundo. La mayoría del maíz, la soya y el algodón cultivados en Estados Unidos en la actualidad han sido modificados genéticamente.

Pero muchos dicen que esos cultivos pueden causar graves problemas de salud y dañar el ambiente.

Monsanto Co., basada en San Luis, indicó el sábado que respeta los derechos de la gente a expresar sus opiniones sobre el tema, pero mantiene que sus semillas mejoran la agricultura al ayudar a los granjeros a producir más de sus tierras y preservar recursos como agua y energía.

El uso de productos modificados genéticamente ha sido un creciente tema de controversia en años recientes, con activistas de salud presionando por el uso obligatorio de identificación en las etiquetas de esos productos, aunque el gobierno federal y muchos científicos dicen que la tecnología es inocua.

La Administración de Alimentos y Medicinas (FDA, por sus siglas en inglés) no requiere esas etiquetas, pero compañías de alimentos orgánicos y algunos grupos de consumidores han intensificado su campaña por su implementación, argumentando que semillas genéticamente modificadas están flotando de un campo a otro y contaminando cultivos tradicionales. Esos grupos han recibido un impulso de un creciente número de consumidores que están recelosos de alimentos procesados y modificados.

Esta semana, el Senado estadounidense aprobó por abrumadora mayoría una propuesta de ley que habría permitido que los estados requieran la identificación en etiquetas de alimentos modificados genéticamente.

Sim embargo, las legislaturas de Vermont y Connecticut prosiguieron este mes con votaciones para hacer que las compañías de alimentos declaren en sus paquetes si los contenidos son genéticamente modificados. Y la cadena de supermercados Whole Foods dijo que todos los productos en sus tiendas en Norteamérica que contengan alimentos modificados serán identificados para el 2018.

No hay comentarios