Compartir
Los planteamientos fueron hechos por Yván Rodríguez, director, y otros miembros del Departamento Nacional de Economía del PRD, en una rueda de prensa efectuada en la casa nacional que contó con la presencia del presidente del partido, Miguel Vargas; Peggy Cabral, presidenta en Funciones, Junior Santos, secretario general, los diputados Rafael Vásquez y Víctor Gómez Casanova, Julio Mariñez, y otros directivos.

Servicios/Caribbean Digital

El Partido Revolucionario Dominicano (PRD) cuestionó este miércoles que los ingresos tributarios del proyecto de presupuesto de 2014 se basen en elevar el ITBIS de 8 a 11% al café, azúcar, aceites, mantequilla, chocolate, etc., y aumentos específicos a las cervezas, vinos y otras bebidas, además de establecer un nuevo impuesto a los vehículos por emisión de CO2, todo lo cual tendrá un fuerte impacto inflacionario en el consumo de la población, y dará continuidad al deterioro de la actividad económica.

Los planteamientos fueron hechos por Yván Rodríguez, director, y otros miembros del Departamento Nacional de Economía del PRD, en una rueda de prensa efectuada en la casa nacional que contó con la presencia del presidente del partido, Miguel Vargas; Peggy Cabral, presidenta en Funciones, Junior Santos, secretario general, los diputados Rafael Vásquez y Víctor Gómez Casanova, Julio Mariñez, y otros directivos.
Los planteamientos fueron hechos por Yván Rodríguez, director, y otros miembros del Departamento Nacional de Economía del PRD, en una rueda de prensa efectuada en la casa nacional que contó con la presencia del presidente del partido, Miguel Vargas; Peggy Cabral, presidenta en Funciones, Junior Santos, secretario general, los diputados Rafael Vásquez y Víctor Gómez Casanova, Julio Mariñez, y otros directivos.

El PRD deplora también que en el nuevo presupuesto enviado por el Ejecutivo al Congreso, que asciende a más de 613 mil millones de pesos, los gastos corrientes acaparen un incremento de 42 mil 298. 2 millones de pesos, mientras el gasto de capital, que activa la economía, sólo sube en 4 mil 258. 8 millones.

Los planteamientos fueron hechos por Yván Rodríguez, director, y otros miembros del Departamento Nacional de Economía del PRD, en una rueda de prensa efectuada en la casa nacional que contó con la presencia del presidente del partido, Miguel Vargas; Peggy Cabral, presidenta en Funciones, Junior Santos, secretario general, los diputados Rafael Vásquez y Víctor Gómez Casanova, Julio Mariñez, y otros directivos.

Para el PRD es llamativo el alto componente de endeudamiento del Presupuesto, y considera “muy negativa señal” a los agentes económicos nacionales e internacionales que por segundo año consecutivo el Gobierno someta un plan financiero con resultados fiscales deficitarios en un 2.8% del PIB.

Considera que son sobredimensionados los estimados de las recaudaciones tributarias y del crecimiento económico, en un entorno internacional que en las mismas motivaciones del Presupuesto se advierte adverso.

El análisis concluye con un conjunto de propuestas que de ser aplicadas contribuirán a hacer del próximo presupuesto más equilibrado y más sensible a las demandas del desarrollo nacional y el bienestar de la gente.

El nuevo director del Departamento Económico del PRD fue presentado por Vargas, quien dijo esperar que la mayoría oficialista en el Congreso escuche los reclamos de aumentos de sueldos de los servidores públicos, y el clamor de las provincias y las entidades a las que por ley corresponden mayores asignaciones.

Vargas también reclamó al presidente Danilo Medina considerar las recomendaciones de los economistas independientes y del sector productivo para un curso más sano de la conducción económica.

“El PRD aspira a un consenso que dé lugar a un Presupuesto útil para el desarrollo del país, y efectivo para el bienestar de la gente, especialmente los más necesitados, para lo cual es necesario que el gobierno escuche a la gente”, dijo el presidente del PRD al introducir la rueda de prensa, en las que tuvo palabras de reconocimiento para la labor realizada por Arturo Martínez Moya y los anteriores integrantes de la Comisión Econٌómica del partido.

 

A continuación el texto completo del análisis del PRD, presentado por Yván Rodríguez:

El presupuesto General del Estado, (PGE) para el año fiscal 2014 asciende a RD$613,137 millones, un aumento de RD$85,290 millones más que el Presupuesto del 2013. Los supuestos macroeconómicos del presupuesto son el de un crecimiento de la economía del 9.7%, una inflación esperada del 4.5% y una tasa de cambio de RD$44.4 por dólar. El PGE plantea muchas interrogantes. Tanto por los supuestos macroeconómicos en que se sustenta, como por los montos de los Ingresos Fiscales, y el de los Gastos. A continuación enumeramo algunas de ellas.

La estimación de los ingresos tributarios se fundamenta en la continuación de la aplicación del calendario de aumento del ITBIS a los bienes de mayor consumo popular de un 8% a un 11%, tales como al café, el aceite, azúcar, la mantequilla, chocolate, el yogurt, etc., así como también fuertes aumentos en los impuestos específicos a las cervezas, ron, vino, whisky, y demás bebidas. También se establecen los impuestos a la circulación de los vehículos por emisión de CO2 y por su valor de mercado. El impacto inflacionario de estas medidas aumentaran de manera abusiva al consumo de los sectores mas desprotegidos de la población dominicana y continuaran con el deterioro de la actividad económica de los sectores productivos del país.

Los ingresos fiscales estimados para el 2014 son un 12% superior a lo presupuestado para el 2013, lo cual equivale a un aumento de RD$43,743 millones adicionales. Esto, además de contradecir el crecimiento nominal que se estima para el 2014, de un 14.2%, (9.7% del PIB nominal y 4.5% de inflación), constituye una sobreestimación de los ingresos tributarios, pues han sobredimensionado por segunda vez el impacto recaudatorio de las medidas que aumentan los impuestos.

Ingresos sobredimensionados

En efecto, las autoridades del gobierno estimaron en RD$47,000 millones el aumento de los ingresos tributarios cuando aplicaron la reforma tributaria y contenidos en el Presupuesto del 2013, y están estimando para el 2014 una cantidad de RD$50,300 millones, de acuerdo con la programación de los ingresos tributarios. Hasta el mes de Septiembre, los ingresos fiscales habían caído en RD$19,400 millones con relación a lo programado y esta cifra aumentará en este ultimo trimestre. Salvo que haya una nueva reforma tributaria en agenda, para el segundo semestre del 2014, no es posible que los ingresos fiscales se incrementen en lo programado en el presupuesto del próximo año.

No se entiende este optimismo de las autoridades para abordar un Presupuesto de mas de 600 mil millones de pesos, cuando en su explicación del mismo apuntan lo siguiente: ‘’En 2014 se estima que el débil desempeño económico de la zona euro, el menor dinamismo de la economía china, que influye principalmente en el precio de los metales y minerales, así como los efectos de la normalización de la política monetaria en Estados Unidos sobre los mercados de capitales internacionales, generen tres consecuencias importantes para las economías como la dominicana. Primero, una menor demanda para los bienes y servicios exportados debido a una ralentización del comercio mundial. Segundo, una caída en los precios de las principales materias primas que exportan América Latina y el Caribe. Finalmente, una mayor volatilidad en los mercados de capitales como resultado de un posible cambio en la orientación de la política monetaria de los Estados Unidos.Después de ponderar los riesgos asociados, tanto en el contexto internacional como en el doméstico, se espera que la economía dominicana registre un crecimiento del Producto Interno Bruto real de 4.5% en 2014. Para los años 2015, 2016 y 2017, se espera que retorne a su nivel de crecimiento potencial en torno al 5.5%.’’

Con un entorno internacional como el descrito se es demasiado optimista proyectar un crecimiento del PIB del 4.5% para el 2014, cuando en este 2013 dicho crecimiento apenas llegará al 3%, lo cual es cuestionable dado el comportamiento del gasto de inversión del gobierno, del consumo y la inversión privados y de las exportaciones.

En su segundo Presupuesto Anual, el Presidente Danilo Medina manda una señal muy negativa a los agentes económicos nacionales e internacionales al enviar el Plan Financiero del Gobierno con resultados fiscales deficitarios en un 2.8% del PIB, cuando para el 2014 la meta debió bajar significativamente, pues estamos hablando de desequilibrios fiscales de mas de 70 mil millones de pesos. La sobrestimación de los ingresos corrientes tendrá repercusión en el aumento del déficit fiscal presupuestado, el cual terminará por encima de los RD$77,709 millones proyectados en mas de 20,000 millones de pesos, siempre que la ejecución presupuestaria se haga estrictamente tal como han sido estimadas las partidas de los gastos públicos y no haya necesidad de tener que aumentarla con un nuevo presupuesto complementario.

El presupuesto es de naturaleza expansiva considerando que la ejecución presupuestaria proyectada para el 2013 terminará con un marcado desbalance fiscal, el cual podría ser menor siempre que se reciban los US$350 millones que el gobierno espera recibir de la Barrick, cuestión sobre la que tenemos nuestras reservas.

Los gastos corrientes ascienden a RD$399,007 millones, para un aumento de RD$42,298.2 millones con relación al Presupuesto del 2013 y los de capital a RD$102,277.6 millones, para un débil incremento de apenas RD$4,258.8 millones con relación al 2013 y en conjunto, los gastos aumentan en RD$46,857.30 millones con relación al Presupuesto del 2013, que aumentará significativamente cuando se compare con lo realmente ejecutado, que será menor que lo programado.

Entre los gastos corrientes, los que mayor aumento experimentan son las partidas remuneración de empleados, que aumenta en 13,837,24 millones, excluyendo toda posibilidad de aumento de salarios a los profesionales de la administración pública, (médicos, abogados, agrónomos, ingenieros, maestros, etc.) y las transferencias corrientes que aumentan RD$16,352,62 millones, por el fuerte aumento en el subsidio eléctrico, al cual se le asignan RD$53,482 millones, lo cual es altamente preocupante si consideramos el grave deterioro del sector eléctrico dominicano.

Inequidad

El alto nivel de los gastos corrientes refleja que los funcionarios del gobierno seguirán devengando salarios y sueldos de lujo, en contra de la gran mayoría de la población dominicana, que percibe sueldos muy  por debajo del costo de la canasta básica. Con relación a la tasa de cambio promedio estimada para el 2014 por las autoridades, en RD$44.64 por dólar, la consideramos una ilusión monetaria, toda vez que en los actuales momentos está muy cerca del 43 por uno y estamos a tres meses del cierre del mismo y con los fuertes desequilibrios fiscales y externos que hoy tiene la economía dominicana, es muy seguro que el nivel estimado por las autoridades estará muy por debajo de lo real. No es casual que el Presupuesto proyecte una tasa para diciembre del 2014 de 45,8 dólar por peso dominicano.

Es cuestionable que el presupuesto destinado al ministerio de agricultura haya disminuido en RD$3,819 millones con relación al presupuesto del 2013, que el del ministerio de salud pública apenas se haya aumentado en RD$1,869 millones con el estado de deterioro y dificultades que atraviesa el sector salud en la República Dominicana, mientras que el presupuesto asignado a la Presidencia haya aumentado en RD$5,818 millones.

Asimismo resulta extraño que por segundo año consecutivo se incumpla con lo establecido en la Ley de Recapitalización del Banco Central, Ley que por su carácter orgánico goza de ciertas características especiales y por diez años consecutivos no se cumpla con la Ley de Autonomía Presupuestaria e Institucional del Poder Judicial, el Congreso Nacional, la Cámara de Cuentas y de los Ayuntamientos.

Llama la atención el alto contenido de endeudamiento público consignado en el Presupuesto, el cual asciende a RD$189,261,2 millones, equivalente a US$4,262,6 millones, y que representa al 31% del presupuesto y el 47,1% de los ingresos tributarios Por igual, el servicio de la deuda (intereses y amortización) es elevado, de RD$183,017,8 millones, y representa el 30% del PGE y el 46% de los ingresos tributarios. Esto es grave dado el alto nivel de endeudamiento de la Republica Dominicana, estimada en un 58% del PIB al cierre del mes de septiembre.

La situación se torna mas complicada por el hecho de que el riegos/país se ha deteriorado bastante en los mercados de capitales internacionales por causas del alto nivel del déficit fiscal y de deuda que hoy tiene el país, situación que influirá negativamente y hará más complicado la colocación de US$1,500 millones de bonos soberanos en los mercados de capitales internacionales. Asimismo afectará la afluencia de recursos en condiciones blandas de parte de los organismos financieros multilaterales, como el BID y el Banco Mundial, así como de organismos bilaterales, tales como la banca privada internacional y local.

Poco para viviendas, seguridad, comunitarios. PROPUESTAS.

Aunque valoramos positiva el aumento a los servicios sociales, nos preocupa la poca asignación a los servicios de vivienda y comunitarios, los cuales han experimentado una fuerte disminución de RD$20,153 millones. Por igual entendemos que los servicios de seguridad Ciudadana, a los que se les asigna un presupuesto de apenas un 0.7% del PIB, debieron ser mejor favorecidos.

 

Finalmente proponemos que el Presupuesto sea reestructurado a los fines de adoptar las siguientes medidas:

 

a.       Una mayor asignación del presupuesto a los Ministerios de Agricultura, Salud publica y Obras publicas, para que los mismos puedan ejecutar los planes, programas y proyectos de mayor impacto social y económico en beneficio de la población, tales como, la aplicación de la descentralización y mejora de los hospitales, mayor asistencia a los productores agrícolas por medio de apoyo financiero, tecnológico y de extensión e investigación, la construcción y rehabilitación de obras de infraestructura básica para el bienestar de los dominicanos y dominicanas, como caminos vecinales, carreteras regionales e intrarregionales, programa de asfaltado, soluciones habitacionales, canales de riesgo, acueductos rurales, programas reconstrucción de calles, aceras, cunetas y de obras de servicios sanitarios, letrinizacion y de drenaje pluvial y construcción de pozos subterráneos en las zonas rurales y barrios pobres de las ciudades.

b.      Aumento de los sueldos y salarios de los médicos, maestros, agrónomos e ingenieros del sector publico.

c.       Mayor presupuesto para el Poder Judicial y los Ayuntamientos.

d.      Reestructuración, mayor transparencia y despolitización de los programas de subsidios de solidaridad con el objetivo de hacerlos mas eficiente y mejor distribuidos y focalizados, eliminando las distorsiones que dicho programa presenta en la actualidad.

e.       Evaluación del subsidio al Sector Eléctrico con el propósito de adecuarlo de manera mas eficiente y que su monto disminuya.

f.        Intensificación de la austeridad, eliminando todos los gastos innecesarios.

g.       Reducción de un 20% en los sueldos de altos niveles en la Administración Publica.

 

No hay comentarios