Compartir
Miguel Vargas. Archivo

Servicios/Caribbean Digital

El Departamento de Economía del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) aseguró este jueves que la restricción de las inversiones públicas y privadas, la caída de las ventas gravadas con el Itebis, y las proyecciones de técnicos del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, y otros importantes indicadores arrojan serias dudas sobre la versión del Banco Central de un alegado crecimiento económico ascendente a un 4.1% el pasado año.

Miguel Vargas. Archivo
Miguel Vargas. Archivo

En rueda de prensa ofrecida hoy en la casa nacional, el director del Departamento, Yvan Rodríguez, en compañía de Israel Abreu, Miguel Adriano Olivero, Fidias Díaz, César Alcántara y otros integrantes, cuestionó el elevado nivel de endeudamiento con que cerró 2013, y deploró que el gobierno no fuera capaz de cumplir su meta de mantener un déficit de un 2.8% del PIB, y terminó incrementándolo hasta un 3.5% del PIB.

Por la riqueza documental, la contundencia de sus enfoques y los datos que presenta, transcribimos a continuación el texto completo del documento “Evaluación del comportamiento económico del 2013”, presentado por el Departamento de Economía del PRD:

Para el Departamento de Economía del Partido Revolucionario Dominicano resultó  alarmante y extraño el anuncio del Gobernador del Banco Central el pasado jueves 16, acerca del crecimiento de un 4.1% del PIB durante el año 2013, porque apenas en noviembre, solamente hace dos meses, el mismo funcionario había pronosticado un crecimiento del PIB de un 3%.

Nada explica que la economía dominicana haya crecido en el último trimestre del  pasado año de un 7.2%, en un entorno fiscal caracterizado por un ajuste del gasto  de inversión del gobierno que provocó una disminución acumulada para los doce meses con relación al 2012 del 125.31%, al caer en RD$32,350 millones. Esta política restrictiva de los gastos de inversión pública generó la misma réplica de parte de la inversión privada, que tuvo paralizada la mayor parte del año 2013.

Llama la atención que el crecimiento del PIB del 2013 haya superado el crecimiento del 2012, en el que los enormes gastos públicos provocaron un déficit fiscal del  6.5%, resultando un crecimiento del PIB del 3.9%.

FMI proyectó 2%

Durante su última visita al país en junio del 2013, el FMI había proyectado un débil crecimiento del PIB de un 2%. Esta institución tiene una oficina permanente en el  propio Banco Central, que hace sus evaluaciones particulares sobre el desempeño de las variables macroeconómicas. El anuncio oficial de parte del Banco Central sobre el comportamiento sectorial del PIB durante los últimos dos trimestres pone en dudas el cumplimiento de las metas fiscales de un superávit primario y un déficit fiscal del 2.8%. Para lograr que el PIB del sector construcción haya crecido en un 7.3% en el 2013, los gastos de inversión del gobierno debieron haber sido mayores que los presupuestados, y el déficit fiscal resultante haber superado el 4% del PIB.

Asimismo la creación de empleos productivos hubiese impactado fuertemente en una mayor dinamización de la economía y aumentado la demanda agregada. Es contradictorio el alto crecimiento del PIB Construcción, (7.3%), durante el pasado año comparado con el del 2012, en que fueron muy significativas las inversiones públicas en obras de infraestructuras fundamentales, como la terminación de la segunda línea del metro, los elevados, las autopistas de la Región Este, etc., y en que la construcción terminó registrando, de acuerdo con el Banco Central, un pésimo desempeño de apenas un 0,7%. Pero resulta mas alarmante y cuestionable el extraordinario crecimiento de un 19% en dicho sector para el ultimo trimestre del año.

El crecimiento de un 4.1% del PIB no se justifica por la generación de empleos de menos de 70 mil plazas de trabajo en el sector formal de la economía. Los estudios realizados por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) muestran una correlación bilateral entre crecimiento del PIB y crecimiento del empleo, es decir, una determinada variación porcentual de la tasa de empleo por cada variación porcentual de la tasa de crecimiento y viceversa. En el 2010 la OIT realizó un  estudio econométrico global de dicha correlación bilateral para el periodo 1992-2008, calculando que la elasticidad del empleo global al crecimiento real global del PIB oscilaba entre 0,32 y 0,37, es decir, que por cada punto adicional de PIB el empleo aumentaba en dicha proporción.

Pobre comportamiento manufactura

El pobre comportamiento de la Manufactura Local de un 0.5% pone en dudas la generación de los empleos anunciado, y fortalece un modelo económico concentrador, que no distribuye equitativamente el ingreso nacional, profundiza la persistente y generalizada informalidad en el mercado laboral, aumenta la desigualdad, encarece el costo de la vida y aumenta la pobreza.

Un desmentido categórico al anuncio del crecimiento del 4.1% del PIB en el 2013, lo hace, el mismo día en que las autoridades del Banco Central daban a conocer los milagros de la economía dominicana, el Banco Mundial, el cual, en su página web publicó los resultados de la economía mundial durante el 2013, señalando un crecimiento del 2.5% del PIB para la República Dominicana. Es bueno destacar que esta institución financiera, también tiene oficinas en el país, que hace sus  análisis de la economía dominicana.

Otro aspecto fundamental que cuestiona el alto crecimiento del PIB en el año 2013 es el comportamiento de las ventas totales gravadas con el ITBIS de la Dirección General de Impuestos Internos, (DGII). Los estudios empíricos demuestran una correlación positiva entre las ventas y el PIB. En todas las economías del mundo, menos en la de República Dominicana, ambas variables se comportan en términos muy similares.

DGII: disminuyen ventas

De acuerdo con la DGII, las ventas totales de las empresas durante el 2013 fueron de RD$ 2,353 miles de millones. En el 2012 las mismas fueron de RD$2,490 miles de millones, una disminución de RD$137,511 millones, equivalente a una reducción del 5.52%. El calculo de las ventas reales está determinado por el crecimiento promedio de los precios, el cual, según el Banco Central fue de 3.88% entre el 2013 y el 2012. Con este indicador usado como deflactor implícito, las ventas reales en ambos años fueron de RD$2,397 miles de millones en el 2012 y de RD$2,265 miles de millones en el 2013, equivalente a una disminución real de RD$132,380 millones, para una reducción real del 4.7%. Como se ve, mientras, según el Banco Central, el PIB Real creció en 4.1% en el 2013, las ventas totales disminuyeron en un 4.7%. Una gran incongruencia, por demás inexplicable.

En otro sentido, el Departamento Nacional de Economía de nuestro partido  evalúa los resultados fiscales del las finanzas públicas durante el 2013. Con las informaciones disponibles podemos determinar que la meta fiscal del déficit del Gobierno Central para el 2013, de un 2,8% del PIB, equivalente a RD$70,000 millones no fue cumplida, debido a la caída sufrida por los ingresos tributarios de RD$12,316 millones, a pesar de haber recibido ingresos extraordinarios, no contemplados en el presupuesto, por RD$18,051 millones por concepto de la renegociación del contrato minero con la Barrick Gold, la Amnistía Tributaria y los adelantos del impuesto sobre los activos netos del sector financiero.

La entrada de estos ingresos amortiguó la magnitud del déficit fiscal, el cual se hubiera acercado a los cien mil millones de pesos. El saldo presupuestario resultó negativo en RD$80,430 millones, un 3.2% del PIB, casi once mil millones más que la meta fijada. Por igual, el resultado primario estimado en RD$6,108 millones para todo el 2013, terminó en RD$20,871 millones, para un incremento de RD$14,762 millones. En estos resultados influyeron el aumento en los gastos corrientes con relación a lo ejecutado en el 2012, de RD$31,987 millones.

 

Déficit fiscal consolidado en 4.6% del PIB

En cuanto a los resultados administrativos y operacionales del Banco Central, que se habían estimado en 1% del PIB, también dicha meta fue incumplida, toda vez que dicha institución terminó el año con un saldo negativo de RD$33,820 millones, un 1.36% del PIB. El déficit fiscal consolidado del sector público en el 2013 ascendió a RD$114,250 millones, equivalente a un 4.6% del PIB.

El Departamento Nacional de Economía sigue con preocupación los altos niveles de endeudamiento del país, pues al terminar el año 2013 su nivel alcanzó los US$29,760.7 millones, un 49.4% del PIB, incluyendo la deuda del sector público financiero. Dada la magnitud de la deuda pública y la fragilidad fiscal de la economía dominicana, el Partido Revolucionario Dominicano insiste en la necesidad de la concertación de un Pacto Fiscal que fortalezca el sistema tributario, haciéndolo mas simple, sencillo y efectivo, se reduzcan los altos niveles de evasión tributaria, se aumente el número de contribuyentes al sistema tributario y se reduzcan los altos niveles de informalidad que exhibe la economía dominicana.

Asimismo, emprender una profunda reforma a la estructura del gasto público, para hacerlo más eficiente y de mayor calidad, generar más empleos productivos y corregir las distorsiones de la política de subsidios muy mal focalizados y altamente politizados, orientando las inversiones públicas a la realización de las obras prioritarias, extendiéndolas a todas las regiones, provincias y municipios del país.

No hay comentarios

Deja un comentario...